[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Un señor muy respetable

opinion

Viaje al centro de los libros

Las novelas del escritor egipcio Naguib Mahfuz (El Cairo, 1911- 2006) asombran con sencillez. Sin malabares, realista y preocupado por mostrarnos la interioridad del personaje, explora sus dudas y deseos, y elabora un cuadro humano inolvidable en por ejemplo la novela Un señor muy respetable (1975).

 Obra que se ubica en su tercera etapa creativa, la de su madurez. Inicialmente exploró el relato histórico y luego pasó a la etapa de preocupación social, y finalmente exploró los linderos del absurdo.

 La novela fue publicada en español en 1994, cuando meses después la leí encandilado, y ahora he vuelto a leerla, aunque tengo pendientes tantas novedades sobre mi escritorio, porque necesitaba algo conmovedor.

Mahfuz es el primer escritor egipcio que recibió el Premio Nobel de Literatura (1988), cuando era el vehículo para dar conocer al mundo a figuras provenientes de culturas diferentes a las imperiales, y por lo mismo fue agredido por extremistas islámicos que lo consideraron blasfemo. Vivió su ancianidad encerrado en casa, con una sentencia permanente de muerte sobre la cabeza.

Mahfuz fue hijo de un funcionario, y la novela trata sobre un burócrata de origen humilde, cuya meta era saciar la sagrada ambición de los escaladores.

Uzmán, quien lleva el nombre de unos de los cuatro califas que sucedieron al Profeta Mahoma, es laborioso, capaz, recto y piadoso, porque cree en trabajar y cumplir el culto de su religión para recorrer el camino de la gloria. Piensa que el pobre tiene que elegir entre ser respetable o feliz, y él opta por lo primero, así que se pierde los placeres sencillos de la vida, la compañía de pareja y amigos y se dedica a ahorrar todo lo que gana.

A medida que la novela transcurre vamos observando el cambio, porque el protagonista se va volviendo egoísta y cruel.

La fuerza de la novela está en los detalles, como cuando acude al sótano húmedo del archivo y le anuncia el jefe desdentado que tenga cuidado con los clavos en la silla y que antes de abrir las gavetas rece, porque a veces salen culebras de hasta un metro.

Uzmán nació en una calle de carreteros, que era su oficio predestinado, pero él quiere tocar las puertas del infinito, aunque al final de cuentas la vida se resuma en “hola y adiós”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Atropellan a dos policías en el Capitolio de EE.UU.

Minutos antes, había enviado un mensaje a las oficinas de los congresistas en el que alertaba de “una amenaza de seguridad externa”.

noticia Sputnik
Conoce este truco japonés para evitar el envejecimiento prematuro

Un cuerpo inflexible y oxidado no solo es ineficaz, sino que también puede provocar dolor en las piernas y la espalda, observa el medio.

noticia Europapress
Dos excursionistas fueron sorprendidas por un avión estrellado en Escocia

Entre las piezas que observaron se encuentran el tren de aterrizaje, partes del motor y del fuselaje.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Lluvias afectaron a más de 70 mil personas en las últimas 24 horas

otras-noticias

Israel pasa la página Netanyahu y entroniza a Bennet como jefe de gobierno

otras-noticias

Compra de hospitales campaña que anunció Giammattei sigue siendo incierta

otras-noticias

Publicidad