[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Los cacos

opinion

Viaje al centro de los libros

La Eneida es la demostración de que todo es posible en Literatura. La gran obra de Virgilio fue escrita por encargo del emperador romano Augustus para no depender de las epopeyas griegas, justificar el poderío de una genealogía derivada de los dioses e inmortalizar su ascendencia troyana. Fue escrita en latín, imitando el hexámetro griego. Los acayos habían conquistado a los troyanos y destruido su gran ciudad amurallada, y siglos después los romanos, producto de los guerreros que se salvaron, recuperaban el dominio del imperio y hacían suya la mitología arcaica.

La Eneida se escribe para ensalzar a Roma, distinguirla como centro del mundo civilizado y destacar el origen olímpico de las familias poderosas. Con tal propósito en mente, emprendió Virgilio la escritura de la epopeya del viaje de Eneas hacia Italia huyendo de la debacle. Eneas es mencionado marginalmente en la Ilíada de Homero, en un pasaje donde salva la vida por intervención de su madre diosa, quien lo protegió de la negra ker; es decir, de la muerte en batalla. Virgilio dedicó una década a escribir su obra cumbre, 800 años después de La Ilíada, y a pesar de tantas limitaciones e intenciones predeterminadas, logró crear una obra refinada y prodigiosa. Virgilio terminó la escritura en el año 19 antes de Cristo y nunca quedó conforme. Realizó un viaje por el Egeo para pulir el texto, porque aspiraba a que fuera perfecto, pero la muerte se interpuso. Virgilio pidió que se destruyera la obra, pero no se le hizo caso y La Eneida se convirtió en la obra latina cumbre, referencia sensible del mundo helénico.

Un pasaje que se disfruta es la lucha entre Hércules y Caco, en el libro VIII. El nombre Caco proviene del latín cacus, que a su vez proviene del griego antiguo kakós, que quería decir “malvado”. Caco moraba en una cueva, donde exhibía a la entrada los cuerpos de sus víctimas, a quienes colgaba para amedrentar a extraños, y con la sangre salpicaba el suelo de la cueva. Hércules pastaba muy cerca a su ganado, y Caco le robó cuatro toros corpulentos y cuatro novillas, que escondió en la cueva. Las reses mugieron y Hércules pudo salvarlas, atacando al ladrón y destrozándolo. Con este pasaje, Virgilio explica el origen de la montaña en Roma, de la cueva prodigiosa y del culto tradicional del 12 de agosto en el mercado de los bueyes. A nosotros lo que nos ha llegado es el nombre cacos, para referirnos a los ladrones.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redaccion/elPeriódico
Presidente Alejandro Giammattei brindará hoy un mensaje en cadena nacional

El mandatario se pronunció luego de una actividad llevada a cabo en Villa Nueva.

noticia AFP
Trump, de la derrota electoral a la segunda absolución
noticia Cristian Velix/elPeriódico
Exdirector de la Coprecovid expresa que aliados al Gobierno buscan incriminarlo

El profesional expuso en una carta abierta divulgada ayer que Alejandro Giammattei “amenaza con usurpar el poder”.



Más en esta sección

México donará a Guatemala 150 mil dosis más de la vacuna AstraZeneca

otras-noticias

5 Minutos

otras-noticias

Denuncian irregularidades en la vacunación

otras-noticias

Publicidad