[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

A trompadas

opinion

EL BOBO DE LA CAJA

La semana pasada resulté embarrado, gratuita e injustificadamente, en un lodazal de bajas pasiones. El incidente tuvo lugar –adivinen– en esa descomunal pocilga de chambres y vanidades llamada facebook. Aquí los detalles:

Desde hace años, una página llamada Cangrejos de Guatemala ha venido efectuando corrosivas burlas al pensamiento hegemónico en nuestro país y a los personajes e instituciones que contribuyen a reproducirlo. Uno de sus blancos favoritos es Gloria Álvarez, destacada figura pública y rostro insigne del Movimiento Cívico Nacional.

Recientemente intervino en su defensa el papá de ella, de nombre José Manuel Álvarez Torriente y alguien más haciéndose pasar como amigo de él, un tal Jorge Fernández. Ambos, cegados por la ira de no saber a quiénes se están enfrentando (porque Cangrejos opera desde el anonimato), ya al borde de la desesperación cometieron, entre otros, el error de conjeturar basándose en dimes y diretes.

Fue así como sacaron mi nombre a bailar en el afán, según ellos, de “destapar la madriguera” [sic]. De tal suerte, entonces, han declarado abierta y públicamente que soy uno de los “malditos cobardes” que manejan esa “asquerosa página” y, escondido, “me dedico a atacar” a la susodicha. ¿Qué pruebas tienen para asegurar algo así? Ninguna… aunque papi cree y sostiene que “la planta de maricón” me delata.

Pero la cosa no queda ahí. Tanto papi como su achichincle faldero advierten que, de seguir mencionándola a ella, “ustedes hijos de puta van a rendir cuentas uno por uno”. No me queda muy claro a qué se refieren con eso de rendir cuentas, pero tampoco pienso tomármelo a la ligera.

Intento separar lo relevante de lo que no lo es. Acepto deportivamente los insultos: he recibido tantos que no voy a perder el sueño por unos cuántos más.

En cambio, los señalamientos falsos (al margen de si soy o no maricón, detalle que por lo demás no debería importarles) sí me incomodan, y bastante. Llevo más de quince años escribiendo de manera regular en medios masivos respondiendo a título personal por cada palabra, cada punto y cada coma que sale de mi pluma. Una de mis constantes ha sido denunciar la hipocresía. Cualquiera que me haya leído debería saberlo.

Según entiendo, las leyes que nos rigen contemplan los delitos tipificados como injuria y difamación. No quisiera verme obligado a dirimir este malentendido en tribunales. Bastaría con que den la cara (como lo hago yo), admitan su metida de pata y se retracten. Con esa idea en mente, hace una semana le escribí a Gloria poniéndola al tanto y solicitando que le aclarara a su progenitor que yo NO soy quien cree que soy. Sigo esperando respuesta.

Me incomoda, también, el tufillo intimidatorio que emana de sus palabras. ¿Cómo así que voy a rendir cuentas? ¿Ante quién o quiénes, y a cuenta de qué? ¿Están amenazándome, acaso? De ser así, sepan que no les tengo miedo. Podría denunciarlos en el MP, pero detesto la victimización y creo que puedo defenderme solo.

Cuando yo era (más) patojo las diferencias de este tipo se resolvían con los puños y, en el peor de los casos, el saldo no iba más allá de convalecer un par de días en el hospital. Fue hasta después, al final de mi adolescencia, que las balas y las pistolas vinieron a complicarlo todo. Pero no quiero hablar aquí de balas ni de pistolas (en Guatemala estamos hartos de ellas), sino de puños. De agarrarnos a trompadas. Al grano, entonces:

¿Qué les parece el arriate central de la Reforma, un domingo, a la vista de todos, aprovechando el trajín de Pasos y Pedales? ¡Festejemos la discordia! Divirtámonos. Que haya apuestas, una rifa, venta de atol y de tostadas.

Ahí se las dejo. Elijan ustedes la fecha. Será un gusto partirles, uno por uno, la jeta.

O inhíbanse, si así lo prefieren… y veamos quién de los tres es el cobarde.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Lady Di: informe revela “engaño” en la famosa entrevista de 1995

Martin Bashir falsificó documentos para lograr la entrevista en la que la princesa reveló interioridades de su matrimonio.

noticia AFP
El general retirado Lloyd Austin se convierte en el primer jefe afroestadounidense del Pentágono

Austin se comprometió a luchar contra el extremismo en las fuerzas armadas estadounidenses, luego de la participación de militares vestidos de civil en el asalto al Capitolio por partidarios del expresidente Donald Trump.

noticia
Mendy encamina al Real Madrid

El Real Madrid acaricia los cuartos de final de la Champions tras imponerse este miércoles sobre la campana 1-0 al Atalanta en la ida de octavos del torneo continental.

 



Más en esta sección

Poesía guatemalteca: este es el nuevo libro de Carolina Escobar Sarti

otras-noticias

Pocos niños han cumplido el esquema de vacunación en Panamá por la pandemia

otras-noticias

Costa Rica presenta estrategia para prevenir abuso sexual de menores en línea

otras-noticias

Publicidad