[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Conservador (2)

opinion

EL BOBO DE LA CAJA

La imagen de paria descarriado que tenía de mí mismo cambió al ver que en algunas facetas soy, de hecho, un tipo bastante
conservador.

En materia de hábitos sexuales, por ejemplo: hetero, monógamo (esto es: jubilado ya, ceteris paribus, de la sana promiscuidad y del swinging), afecto a la embestida vaginal más que a la sodomía, partidario vehemente de la felación y el cunnilingus en su probada calidad de métodos anticonceptivos orgánicos, devoto de la posición del misionero más que de cualquier otra y enemigo jurado del insípido condón –odiosa camisa de fuerza fálica, ¡preferible volarse la paja o el coitus interruptus o la vasectomía!

De vez en cuando me da por lamentar tanto apego a la norma. A ratos desearía ser, pongamos, bisexual. Recuerdo entonces las sabias palabras que un buen amigo heredó de su abuelo, fanático del beisbol: Un bateador ambidiestro tiene el doble de posibilidades de conectar hit, era su lema.

Fabulaciones, nomás, que rapidito se me pasan. Y es que la identidad de género, más que una opción o una elección, es ante todo una condición. Y la condición mía es heterosexual. Conservador que es uno, ni modo, qué le vamos a hacer.

Además, la clave está en la calidad y no tanto en la cantidad: ¿qué sentido tiene codiciar el récord de toques y roletazos, pudiendo asestar dos o tres jonrones bien puestos de vez en cuando? Máxime si es con las bases llenas. Y sin látex en el bate, insisto.

Hace años la viva imagen de un conservador según yo- era un cuate de la u que, invitado a no sé qué jornada estudiantil en Colombia, viajaba por primera vez en avión y dispuso hacerlo en tacuche. ¡Cuánto me burlé de él! En cambio ahora, sorpresas da la vida, algo así bien podría considerarse audacia, refinamiento cool, osadía de ‘pensar fuera de la caja’… y el conservador viene a ser uno, por predecible, por anticuado, por no estar a la moda. Es decir, por no tener idea de a qué caja se refieren ni saber en dónde putas está ese supuesto afuera de ella.

Conservador, sí; y no únicamente en cuanto al sexo o a la manera de vestirse: mientras la humanidad derrapa etérea y feliz en torno a realidades virtuales (amigables, ultra mediatizadas e interactivas y además suaves al tacto y estimulantes a la vista) a mí me da por ir pegado al suelo de una realidad concreta cada vez más escabrosa y volátil.

Muchos dan las cosas por perdidas y se cruzan de brazos y se encogen de hombros y se evaden. Veo a tanta gente que siente que va tras el éxito metida en su carro, atorada en el tráfico, prensando las muelas, tecleando el celular. Es un placer rebasarlos en bicicleta –conservador que es uno: espécimen infrahumano, sudoroso y sin glamour– y sacarlos de quicio mostrando en carne propia un estilo de vida más austero. Cultivar hábitos que apuntan a consumir menos (agua, comida, ropa, plástico, gasolina, adminículos electrónicos con obsolescencia programada, baterías tóxicas, energía, recursos no renovables) y a generar menos basura.

Virar a favor de un mundo donde ya no importe ser millonario, sino procurar que todos seamos bio-narios… por muy conservador que eso pueda parecer.

A la memoria de Olga, amiga consumista (pero amplia de criterio y pródiga de humor).

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Sputnik
Cuba trata enfermedades de la piel con placenta humana

El proceso se realiza bajo condiciones de esterilidad, las placentas son transportadas en una bolsa plástica, y almacenadas a -20 grados.

noticia Europa Press
La Tierra tuvo su febrero más frío en el registro desde 2014

Los grandes contrastes de temperatura durante febrero, y durante la temporada de tres meses, estuvieron en juego en otras partes del mundo.

noticia AFP
Quartararo busca consolidarse

Están en la cima y confían en seguir ahí: la joven estrella francesa del motociclismo Fabio Quartararo domina el Mundial de MotoGP por delante de su experimentado compatriota Johann Zarco antes del Gran Premio de Cataluña del próximo domingo.

 



Más en esta sección

Luis Martínez, séptimo del mundo

otras-noticias

Autoridades reportan un ataque armado en contra de un comunicador en Chiquimula

otras-noticias

Por primera vez astrónomos ven luz detrás de un agujero negro

otras-noticias

Publicidad