[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Feria de libros

opinion

Viaje al centro de los libros

La sola mención de la palabra feria nos habla de fiesta, de diversión, de un lugar amistoso donde se congrega la población de un lugar determinado para entretenerse y gozar por unos breves días. Las ferias de pueblo se llenan de comida, de algodones de azúcar, de ritos, de ruedas de Chicago, de bulla social. Las ferias se suceden en lugares públicos, en la plaza, en las calles, sin límite para el tránsito e ingreso. Cada quien llega desde su casa, caminando, en auto o en burro, y se establece la ocasión para compartir y disfrutar. Una feria del libro, es lo mismo, aunque en Guatemala no se realizan en la vía pública, sino en un sitio apartado, privado, cerrado, que comparte el estacionamiento con teletones o celebraciones religiosas en salones adyacentes, pero es así porque los libros son considerados como exclusivos o rarezas, para unos cuantos, quizá, así que tenemos que hacer tiempo, llegar, pagar la entrada, esperar en colas de parqueo e ingreso, pero toda molestia vale la pena.

Ojalá, como dice nuestro himno, en el futuro la Feria del Libro se convirtiera en popular y masiva, en la Plaza Central, o quizá en el Paseo de la Sexta, ocupando un espacio popular donde no se cobre la entrada ni se sufra tanto con el estacionamiento, y los libros estén a la vista de todos, y todos puedan escogerlos y leer, y se haga general que la lectura es el goce que nos diferencia de las bestias.

Una nueva Feria del Libro se está celebrando en estos días en el Parque de La Industria, y hay cantidad de obras esperando que los guatemaltecos nos sumerjamos en el gozo de buscar y elegir. Porque la costumbre de los estudiantes es que los maestros les impongan la lectura como obligación, y por eso acuden a las librerías solo a pedir, como quien llega por una libra de arroz o de frijoles. Pero con los libros no debiera ser así, sino una ocasión fascinante para buscar asombro y entendimiento, revisar títulos, leer contraportadas, elegir entre varios para saber cuáles queremos leer. La visita semanal a nuestra librería preferida es para proveernos de la lectura de los días siguientes, pero cuando acudimos a la Feria del Libro es diferente, porque allí vamos interesados por ver qué nos sorprenderá, cuáles serán las novedades, qué tesoros de fondo han aparecido en oferta, qué piedra se nos pone en el camino para que tropecemos. A la Feria se va a comprar libros en cantidad, para aprovechar los precios, que a veces se agradecen. Es un viaje por la sorpresa, una ocasión que no debemos perdernos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Paola Guerra
La verdadera razón del curioso nombre del tercer hijo de Messi

La revista italiana “Vanity Fair” dio a conocer cuál es la razón por la que el nuevo integrante de la familia llevará ese nombre.

 

noticia Andrea Paola
Recibe su licencia de conducir con foto de silla vacía
noticia Mevlüt Çavuşoğlu / Ministro de Asuntos Exteriores de la República de Turquía
Las relaciones entre la UE y Turquía son tensas, pero tenemos un terreno común sobre el que podemos construir

Nuestra presencia diplomática y de seguridad ha defendido a Europa durante generaciones.



Más en esta sección

Benemérito Comité Pro Ciegos y Sordos de Guatemala cumple 75 años

otras-noticias

Ejecutivo quiere terminar el año haciendo compras por excepción

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Publicidad