[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Lengua

opinion

buscando a syd

El lenguaje es un organismo cultural vivo, que ha experimentado majestuosas, luminosas transformaciones.

Y sin embargo habrá tenido una incepción muy oscura y densa. Surgiera acaso desde el fondo de nuestra fisiología profunda como un puro grito, un mecanismo basal de sobrevivencia, una forma primigenia contra la aniquilación. ¿Por qué otros animales no parieron con todo un lenguaje, un universo simbólico tan sofisticado como el nuestro? Condiciones ambientales, proteínicas y neurofisiológicas particulares. Algunos científicos hablan de “empalme alternativo”.

En todo caso, ese grito, al principio desnudo, bárbaro, simiesco, enseguida fue adquiriendo propiedades más asombrosas: un instrumento para comunicar con la naturaleza e invocar sus favores. Relación mágica que de hecho se fue tecnificando: manipulando el signo verbal, se afectaba la cosa y el ente, sobre el cual se podía ejercer alguna clase de dominio.

Ni decir que esto dio inicio a un proceso de instrumentalización de la realidad, que de esa cuenta pasó a ser ordenable, habitable e intersocial. Es decir comunitaria. Toda comunidad es lo cierto una comunidad verbal.

Por supuesto, no estamos hablando de una mera comunidad verbal, sino de muchas, poblando las extensiones y los tiempos. El lenguaje tiene esa propiedad babélica: se fragmenta en lenguas y hablas. Sobre el espejo babélico, el lenguaje se habría quebrado, dando como resultado una multiplicidad de dominios lingüísticos insulares.

Las cruzadas imperiales buscaron poner fin a esa atomización. Por supuesto, toda dominación imperial exige la unificación mayor de la lengua. El orden concebido de la polis depende directamente de la regularidad de la lengua, y esa regularidad de la lengua requiere de gramáticos y verbalistas, que la uniforman y cristalizan. Todas las grandes lenguas pasan por procesos de regimentación y moralización. Sin esos procesos no podríamos de hecho entendernos, nos perderíamos en un laberinto de dialectos.

Claro, el problema de la codificación excesiva de la lengua es que la vuelve rígida, la osifica y le corta sus corrientes creativas. Semejante sistematización apela a menudo a una pretendida pureza. Y ya se sabe que cuando se buscan mucho las purezas, surgen pronto los fascismos.

En un contexto como este, rebelarse contra los consensos de la lengua es aconsejable. Es una rebelión eterna. Aquí citamos al poeta argentino Juan Gelman, quien en su discurso de recibimiento del Premio Cervantes dijo:

“Hace unos años ciertos poetas lanzaron una advertencia en tono casi legislativo: no hay que lastimar al lenguaje, como si este fuera río coagulado, como si los pueblos no vinieran “lastimándolo” desde que empezaron a nombrar. Cuando Lope dice “siempre mañana y nunca mañanamos” agranda el lenguaje y muestra que el castellano vive, porque sólo no cambian las lenguas que están muertas. La lengua expande el lenguaje para hablar mejor consigo misma”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Autoridades recibieron 10,157 denuncias por maltrato de menores durante 2020

El año pasado, el Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala (INACIF) realizó 4 mil 769 evaluaciones por delitos sexuales contra niñas, niños y adolescentes.

noticia Evelyn Boche
Acción Ciudadana denuncia a Moto ante la Junta de Disciplina

Por incitar a la desobediencia de una resolución judicial, el juez debe ser inhabilitado o destituido, a criterio de AC.

noticia Jacques Seidner / El roncón de Casandra
Según Wharton

¿Cómo reclutar a la persona idónea para un puesto específico dentro de una empresa?



Más en esta sección

“El Chancle”

otras-noticias

Las entrañas del poder VI

otras-noticias

El Panteón no es para Rimbaud

otras-noticias

Publicidad