[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Año nuevo y climas extraños

opinion

Lado b

Los primero de enero nos levantábamos a buena hora y le quitábamos las etiquetas a la camisa y al pantalón vaquero, le pasábamos un trapito a los zapatos nuevos y sacábamos de su envoltorio la ropa interior y los calcetines. Luego de la ducha, destapábamos el desodorante y el nuevo frasco del Aqua Velva y afrontábamos el nuevo ciclo frescos, limpios y vestidos para la ocasión. Eran los tiempos aquellos en que creíamos que lo mejor estaba por venir, que los años que estrenábamos venían repletos de otras voces, otros rostros, otras vivencias, otros ámbitos, de intensidades y revelaciones.

Lejos estaba de nosotros esa sensación de estar volviendo a la realidad luego de una larga borrachera, de tragos, de comida, de insensatez, de consumo neurótico y desmedido. Volver al tráfico, a las facturas, a las obligaciones y a la rutina, luego de una fiesta que parecía interminable. Es bonito vivir en un mundo en donde las gentes se besan, se abrazan y se desean paz y prosperidad por siempre y para siempre. Quizá porque diciembre es un mes sentimental y melancólico, quizá porque entre tantas lucecitas, tanto nacimiento y tantas musiquitas nos entra la necesidad de sentirnos buenos.

Hace ya bastantes años, un 29 de diciembre, nos paseábamos con mi amigo Víctor Toledo por las calles de esta ciudad, pensando que la paz y los buenos sentimientos eran mejor que el odio y que la guerra y que, tal vez sí, estábamos entrando en una nueva era en donde el diálogo y la justicia estarían por encima de las balas. Las campanas de las iglesias sonaban en armonía y nosotros buscábamos razones para dejar atrás el desencanto. Recuerdo la escena y la veo lejana y hasta un poco irreal, ¿qué nos pasó?, me pregunto, ¿qué tipo de condena nos regresó directo a la barbarie?

Este final de año hizo un clima extraño, a la hora en que habitualmente buscábamos suéteres, guantes y bufandas, todos andábamos paseándonos en mangas de camisa, con la sensación de que un caluroso verano se encontraba a la vuelta de la esquina. El Polo Norte se está derritiendo, me dijo alguien por ahí, pero la explicación era tan compleja que no pude retenerla en la memoria. Por supuesto, en este país eso del cambio climático no le quita el sueño a nadie, mucho menos a lo que llamamos clase dirigente. Cuando ocurren los desastres, se pasean por las ruinas y salen por la tele con cara de compungidos pidiéndonos que nos solidaricemos con las víctimas. Todo lo demás, es decir los acuerdos, las medidas preventivas, las regularizaciones, son maniobras del comunismo internacional para frenar el desarrollo y hundirnos en el atraso.

La verdad cuesta comenzar un nuevo año con el presentimiento de que vamos a diluirnos, de que nada nos salvará de la debacle, de que los cambios de régimen, de era o de ciclo son simplemente la perpetuación de lo anterior, corrigiendo algunos fallos del sistema o modificando algunas formas. Hace tiempo que ya no me preocupo en estrenar camisas o calcetines el primer día del año. Mis viejos vaqueros resisten a las tormentas y al paso del tiempo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Miembros del gabinete de Trump discuten la destitución del mandatario
noticia Lorena Álvarez / elPeriódico
Pese a la pandemia las remesas crecieron ocho por ciento en 2020

Los hogares guatemaltecos recibieron más de US$11.3 millardos el año pasado.

noticia Cindy Espina cespina@elperiodico.com.gt
Precio de la vacuna contra el COVID-19 será público

Según la poca información que se ha revelado, los precios de la vacuna van de Q16 hasta Q137. Estos precios no son fijos y pueden variar.



Más en esta sección

Exdirectora de la Diaco denuncia difamaciones

otras-noticias

Kamala Harris, la primera mujer en alcanzar la vicepresidencia de EE. UU

otras-noticias

Los Biden, la nueva “primera familia” de Estados Unidos

otras-noticias

Publicidad