[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Naked Lunch

opinion

AT-Field

Bill Lee es un escritor que termina trabajando como exterminador en Nueva York. Su trabajo le permite hacer una serie de reflexiones filosóficas a la vez que se droga con el veneno en polvo que usa para matar insectos. El viaje comienza con Lee confrontando insectos que van creciendo en tamaño e inteligencia, elementos directamente proporcionales a la apariencia de los mismos.

El primero de los insectos con el que habla le deja entrever que su esposa, Davis, es en realidad una espía y que debe matarla. Davis es tan solo otra adicta al veneno que se acuesta con uno de los amigos de Bill. Su esposo termina por dispararle accidentalmente. Luego Bill viajará a la Interzone, un lugar exóticamente onírico donde sus pesadilla y alucinaciones irán aumentando mientras intenta escribir la novela Naked Lunch.

La adaptación de la novela Naked Lunch (1959) del germen de la generación Beat, William S. Burroughs, llega a Netflix este mes. A cargo del director David Cronenberg (The Fly, Cosmopolis), la cinta de 1991 es más bien un acercamiento a la obra de Burroughs –y por lo tanto a su vida– que termina por convertirse en una película de bichos monstruosos en la que se funden la genialidad del escritor estadounidense y la del realizador canadiense.

Naked Lunch no se centra tanto en la experimentación con drogas y el proceso creativo que tanto le interesaban a Burroughs, sino más bien en algunos pasajes de la vida del autor así como de sus escenas sexuales. Ahí está el asesinato de la esposa del protagonista como la más clara muestra de cuando Burroughs le disparó a su segunda esposa, Joan Vollmer, en 1951.

A pesar de su separación con la novela, Cronenberg empapa su adaptación de ese desparpajo de Burroughs, de esa frialdad, con un lenguaje visual descarnado que termina por convertir a la cinta en oscura y a la vez entretenida. Desde el momento en que Naked Lunch se aleja de la realidad, el espectador se va de la mano con Bill Lee hacia la Interzone, esa especie de país africano del norte, para nunca regresar. El protagonista y sus dos amigos escritores –Jack Kerouac y Allen Ginsberg, por supuesto– saben que sobrevivir al proceso creativo es casi imposible, pero no hay más remedio que arriesgarse y “exterminar todo pensamiento racional”.

joquendo@elperiodico.com.gt

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Luka Doncic se luce y Dallas gana

Los canasteros Luka Doncic, el suplente Shake Milton y el camerunés Joel Embiid tuvieron una noche de fiesta este lunes en la NBA con soberbias actuaciones ofensivas.

 

noticia Investigación investigacion@elperiodico.com.gt
Los constructores allegados al presidente del Congreso

La Unidad Ejecutora de Conservación Vial (Covial) y el Fondo para la Vivienda (Fopavi) beneficiaron a una docena de empresas constructoras vinculadas a Alma Lucrecia González Lemus, exsocia del diputado Allan Rodríguez, presidente del Congreso, que han obtenido contratos por más de Q141 millones con el Ministerio de Comunicaciones durante 2020.

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
MP incauta aeronave de argentino señalado por lavado de dinero en EE.UU.

Federico Andrés Machado es señalado de financiar y apoyar a varios candidatos presidenciales guatemaltecos y ex funcionarios, entre ellos, Jimmy Morales.



Más en esta sección

Un estudiante mata al menos a seis personas en un tiroteo en una universidad rusa

otras-noticias

Empiezan a votar en Canadá, con futuro político de Trudeau en juego

otras-noticias

La lava del volcán en Canarias destruye un centenar de casas

otras-noticias

Publicidad