[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Ulises Criollo

opinion

Viaje al centro de los libros

El ilustrado José Vasconcelos fue autor del Ulises Criollo, obra admirable y apropiada para leerse en días como los actuales. El escritor mexicano fue hombre de ideas, iluminado y brillante, a quien correspondió vivir las grandes transformaciones sociales del México de la revolución de Madero, conspiró contra Porfirio Díaz, sufrió cárcel y exilio, y puso en práctica, en los tiempos del gobierno de Álvaro Obregón, el proyecto ilustrado de encontrar en la educación la solución a los problemas nacionales. Fue fundador del Ateneo de la Juventud, donde se reunían intelectuales de la talla de Alfonso Reyes y Antonio Caso e inspiró la gran empresa del hombre nuevo, afirmando que “Solo me conforma el infinito”. Vasconcelos reclamó “el derecho a tener una cultura propia”. En 1921 fue nombrado director de la Secretaría de Educación Pública, desde donde llevó a cabo el gran proyecto cultural mexicano del siglo XX con la publicación masiva de los autores clásicos. Invitó a figuras como don Ramón del Valle Inclán para sacudir la inteligencia de los suyos, construyó escuelas y bibliotecas e inició una especie de renacimiento arquitectónico y artístico de la mano de muralistas como Diego Rivera. Vasconcelos vivió intensamente y fue motor intelectual de la transformación de México, y en su obra Ulises Criollo se resume la vitalidad y genio del promotor de la idea de la raza cósmica. Sus memorias saben a novela de aventura e intriga, porque lo vemos huyendo a caballo hacia el exilio por Europa, Sudamérica y los Estados Unidos, queriendo “Vivir con plenitud, con arrojo, ensayando vicios y placeres, por los altos y los bajos de la escala sensual; padeciendo amarguras y miserias por desiertos y por los abismos, por la cumbre y en el hampa. Y después la renuncia, la meditación, la epopeya de la voluntaria, luminosa, misericordiosa liberación”. En el exilio escribe esta obra singular, referencia actual para quien desee iniciar en nuestro país cambiante el proyecto revolucionario de la educación. De manera conmovedora plantea cómo era la vida en su infancia, relata lo provinciano, las taras heredadas, el temor al progreso, el separatismo de castas, en ciudades de calles empedradas, a las puertas de la actualidad. El lenguaje es claro, inteligente y universal, repleto de motivación por los grandes sueños y hazañas, clamando: “Si el cuerpo come y baila, ¡qué importa el afán de las almas!”.

 mendezvides@itelgua.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Empresarios de Panamá insisten en la “necesidad” de reformar la Constitución

Los empresarios reiteraron que las reformas deben fortalecer la “débil institucionalidad del país con cambios que impliquen los requisitos para ser magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

noticia AFP
La pandemia golpea fuerte al fútbol europeo

La crisis sanitaria podría costar 8.700 millones de euros (10.635 millones de dólares) a los clubes de fútbol europeos en dos temporadas, un frenazo brutal tras más de 20 años de crecimiento ininterrumpido, reveló la UEFA en un informe publicado el viernes.

 

noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
El mecanismo de Anticitera: la primera computadora mecánica del mundo

Se cree que este antiguo artefacto griego se utilizó para predecir eventos astronómicos y data del año 87 antes de Cristo.



Más en esta sección

Agricultoras panameñas cultivan café resistente a la crisis climática

otras-noticias

Costa Rica anuncia nueva compra de vacunas para niños y terceras dosis

otras-noticias

Cardenal hondureño crítica maltrato a haitianos en frontera de EE. UU. y México

otras-noticias

Publicidad