[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Stockholm

opinion

AT-Field

 

Filmado en tan solo 13 días, y financiado en buena parte a través del crowdfunding, el segundo trabajo de largo aliento del español Rodrigo Sorogoyen forma parte de las cintas de Eurocine 2015. Stockholm es a primera vista una especie de romance juvenil que termina por convertirse en una cinta de bajo presupuesto en torno a las relaciones, el amor y el sexo.

 

La película se divide en dos partes, la primera en la que Él (Javier Pereira) se acerca a Ella (Aura Garrido) para decirle que la ama en medio de un club. El coqueteo de Él y el rechazo de Ella hacen una especie de diálogo con aire al de Before Sunrise de Richard Linklater sobre la vida y el amor, solo que esta vez por las calles de Madrid. En esta etapa la mordacidad de Ella se observa al intentar descubrir los verdaderos motivos de Él, quien disfraza sus ganas de acostarse con Ella.

 

A manera de intermedio los dos se encuentran en el apartamento de Él, discuten, y terminan acostándose. Al día siguiente, en la mañana y con el juego de luz –de la oscuridad de la noche con la luz artificial sobre las calles al sol rebotando por las paredes blancas y la piel de porcelana de Ella– todo cambia. Luego de haber tenido sexo, empiezan cada uno a descubrir quiénes son en realidad y que buscan cosas diferentes. Pero mientras se van destapando las verdades, el nombre de la película comienza a adquirir el trasfondo del síndrome.

 

La actuación de Garrido termina por comerse a la de Pereira. Aunque en la primera parte se mantiene un cierto equilibrio, en la segunda donde Ella pasa de la chica inocente a la mujer que de pronto se siente despreciada. Su permanente sonrisa a medias deja la sensación de que en cualquier momento la película cruzará la frontera entre la lucidez y la locura. Por su parte, Pereira va de un lado a otro, tratando de arreglar el paso de sus mentiras que no logra levantar a la altura de su pareja.

 

Mínima, básica, Stockholm se vale de los ángulos de cámara para generar de manera muy sutil la sensación de que todo se irá al traste en cualquier momento, en particular en las escenas del baño, todo sumado a una especie de murmullos que acompañan toda la segunda parte. Una de las destacadas de la selección de Eurocine.

 

La cinta se proyectará este jueves 20 de agosto, a las 21:00 horas. En Albacinema Pradera Zona 10.

 

joquendo@elperiodico.comgt

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Ana Lucía Mendizábal Ruiz/elPeriódico
Quiriguá prevalece ante las tormentas

Luego de haber sido afectado por Eta y Iota, el sitio arqueológico volverá a recibir visitantes.

noticia Geldi Muñoz Palala/elPeriódico
Expertos recomiendan identificar los riesgos para proteger los datos

En Guatemala aún no existe una legislación que proteja los datos personales.

noticia Gonzalo Marroquín Godoy
El “estado fallido” estrangula y no permite avanzar

Las marufias, cochinadas e incapacidad de las autoridades se acumulan y cada vez sus efectos son más sensibles y generalizados; no hay ni la menor muestra de buena voluntad.



Más en esta sección

Mejora en la economía incentiva a más inscripciones en el Registro Mercantil

otras-noticias

Remesas a El Salvador aumentan

otras-noticias

Cemex invertirá US$25 millones

otras-noticias

Publicidad