[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Fantastic Four

opinion

AT-Field

 

Este jueves se estrena el reboot de Fantastic Four, a cargo de la Fox por segunda ocasión. La cinta, bajo la dirección de Josh Trank, hace el intento de sumarse a la maquinaria desarrollada por Disney con The Avengers. En las casi dos horas que dura la película, se cuenta el origen del primer grupo de superhéroes que crearon Stan Lee y Jack Kirby.

 

Los primeros 90 minutos de la cinta se dedican a contar quién es Richard Reeds, el niño incomprendido que en 2007 sueña con teletransportarse y cuyos inventos dejan sin luz el barrio. Siete años más tarde, y con la ayuda de Ben, su mejor amigo, Reeds logra enviar materia de la tierra a otra parte del planeta, y traerla de vuelta.

 

Es en la feria de ciencias de su secundaria muestran sus avances, que solo logran llamar la atención del doctor Franklin Storm y su hija, Sue. Es Storm quien le ofrece trabajo a Richards en su centro de investigación. Richards llega y debe continuar un proyecto de viajes a otra dimensión que estuvo a cargo de Victor von Doom, uno de los estudiantes insignes del doctor Storm.

 

Richards, Sue, Doom y el descarriado Johnny Storm logran completar el proyecto y enviar a un simio a la otra dimensión, que regresa en buenas condiciones. Pero la investigación pasará a manos del gobierno, cuyo interés es explotar las riquezas de ese otro mundo. Ante esto, los jóvenes deciden viajar ellos sin previo aviso a la otra dimensión. El resultado, ya se sabe.

 

Fantastic Four se esfuerza con un elenco joven en darle un segundo aire a los personajes, y que lo logra de cierta manera con unas interpretaciones carismáticas cuando los actores no están viendo las pantallas de sus computadoras. Otro de los elementos a su favor es haber adoptado al doctor Doom de Unthinkable, un villano mucho más visceral y sanguinario.

 

La película se convierte entonces en una especie de precuela de la cinta que se podría esperar. El final es amarrado en unos diez minutos, donde los personajes simplemente se resignan a aceptar su condición de superhéroes, se enfrentan al villano y salvan el planeta. Fantastic Four deja esperando demasiado, porque usa mucho tiempo para contar el origen, lo que no le permite experimentar con sus protagonistas ni empujarlos al límite, mucho menos colocarlos en situaciones de verdadera angustia. Será de esperar la secuela, si es que logra juntar la taquilla necesaria.

 

joquendo@elperiodico.com.gt

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Honduras recibirá esta semana 1,5 millones de vacunas bajo el mecanismo Covax

La Secretaría de Salud anunció que este lunes se comenzará a aplicar la segunda dosis de las vacunas Moderna y Pfizer.

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Condenan entre seis y 12 años a integrantes de “Los Huistas”
noticia Sputnik
¿Deterioro cognitivo? Estas frutas ayudan a combatirlo

El estudio abarcó casi un cuarto de siglo y contó con unos 75 mil participantes.



Más en esta sección

El caso Odebrecht, bajo la lupa

otras-noticias

Interpol retira de su lista roja a expresidente Sánchez Cerén de El Salvador

otras-noticias

Funcionarios de Salud de Xela se enfrentan por hospital clausurado

otras-noticias

Publicidad