[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

El libro del desasosiego

opinion

Viaje al centro de los libros

Cada día asombra más el poeta Fernando Pessoa (1888-1935), por su obra original y por la tragedia de su historia personal, por su oposición a la vulgaridad, por la multiplicidad de personalidades que constituyeron al individuo que integró, por todo lo contenido en su monumental obra póstuma: El libro del desasosiego. Este diario es un autorretrato personal de quien siempre se sintió ajeno al mundo, un poeta que pasó como de puntillas por su época pero capturando el momento con agudeza, que murió joven y dejó constancia de la profunda dolencia que afectaría a la humanidad durante el siglo XX. Murió tras invertir alrededor de 20 años en la escritura de este diario conmovedor, que solo se publicó completo hace 30 años.

 

La obra se revela repleta de contradicciones, de razonamientos que perturban, de ataques y conatos de superioridad amparados en la seducción de la derrota completa, como cuando dice: “O estaré internado en un asilo de mendigos, feliz por la derrota completa, mezclado con la ralea de los que se creyeron genios y no fueron más que mendigos con sueños, junto con la masa anónima de los que no tuvieron poder para triunfar ni renuncia generosa para triunfar al revés”. Pessoa renunció siempre en lo personal, dándole vida a sus heterónimos: Álvaro de Campos, Ricardo Reis, Alberto Caeiro, Bernardo Soares. Son otros los que destacan, personajes inventados, poetas que escriben diferente a Pessoa, que solo con el tiempo se aceptan como una única sensibilidad. En su versión fragmentada, Pessoa busca el fracaso como fórmula en la estructura del éxito. Pessoa estaba convencido de su genio, y sabía que algún día sería reconocido, pero allende su vida, porque la guerra en el mundo real ya estaba perdida.

 

El poeta destaca la importancia de la cosas nimias: “Sabio es quien monotoniza la existencia, puesto que entonces cada pequeño incidente tiene un privilegio de maravilla. El cazador de leones no tiene aventura más allá del tercer león”. Y se siente solo en el mundo, considerándose de alma anormal: “Convivir con los otros es una tortura para mí. Y tengo a los otros en mí. Incluso lejos de ellos, estoy forzado a su convivencia”.

 

El autor combate esquemas y reglas, crea su propio lenguaje, busca los sentidos ocultos. Un libro que perturba y desasosiega, porque nos aproxima a la conciencia.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción/ elPeriódico
“Después de las tormentas”: imágenes para la reflexión
noticia Rodolfo Neutze
No se debe callar a nadie

“Podré no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”. Evelyn Hall

noticia Edgar Balsells
Se busca Presidente(a) del IGSS

Los sistemas actuales de Seguridad Social han llegado al límite de sus fuerzas.



Más en esta sección

Negacionistas y Segregacionistas

otras-noticias

Putin elogia a la flota rusa, capaz de destruir “cualquier objetivo”

otras-noticias

Alianza de organizaciones y bancadas de oposición piden renuncia de Porras y Giammattei

otras-noticias

Publicidad