[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

#leer

opinion

Lado B

Supongo que siempre me faltarán las palabras precisas para expresar mi agradecimiento a don Daniel Armas, la profunda deuda que tengo con él y con ese libro que, en toda su sencillez, me enseñó a descifrar el mundo. O mejor dicho, me regaló la herramienta con la cual he intentado comprender desde siempre la complejidad del mundo, de los seres humanos, de la vida misma.   Sí, pertenezco a esa especie, privilegiada y en vías de extinción, que aprendió a leer con Barbuchín, ese libro de cuentos, fábulas, historias, magníficamente ilustrado por don Enrique de León Cabrera, que despertó en mí la fascinación por la letra escrita. Digo fascinación y no obligación ni deber ni aplicación ni diligencia. La gran enseñanza de don Daniel, para mí, fue el absoluto placer de la lectura, esa plenitud por la que Marcel Proust echó a perder su vida.   De acuerdo, Barbuchín no

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso.

Disfruta de acceso ilimitado a la versión digital por Q1/mes

Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Estudio detalla que el tejido adiposo marrón activo protege contra la prediabetes
noticia Alexander Valdéz/elPeriódico
Fiscal General | Juárez: “Es necesario priorizar la carrera fiscal”
noticia Redacción/elPeriódico
Cruz Roja Guatemalteca recuerda la importancia del uso de la mascarilla


Más en esta sección

Eintracht Fráncfort se corona campeón

otras-noticias

Cervecería Ambev Guatemala presentó Modelo Pura Malta

otras-noticias

Congreso aprueba ampliación del subsidio para los combustibles

otras-noticias

Publicidad