Sábado 8 DE Agosto DE 2020
Opinión

Merecemos la verdad (COVID-19)

“Sin afán de interpelar, pero sí de saber”.

Fecha de publicación: 08-07-20
Por: Anabella Giracca

Meses que se hacen agua. Agua que se lleva el tiempo. Todo pasa, los contagios crecen aceleradamente y quedan muchas dudas flotando en el aire. Porque la población merece conocer la verdad. No lo verosímil, no la apariencia, no la imagen conmovedora, sino la verdad.

Durante la fase que hemos vivido pareciera que hay dos Guatemalas, la capital y el llamado “interior”. El abordaje ha demostrado ser bastante centralista: ¿Cómo se comportan los brotes en las comunidades? ¿Cuántas pruebas han realizado y dónde? ¿A dónde van a ir los enfermos? Muchos hablan de “regresar a la nueva normalidad”: ¿No querrán decir a la nueva anormalidad? En hambre, la inequidad, el racismo no pueden ser “normales”. El gobierno dice una cosa y hasta relajadamente, pero luego vemos a médicos y personal de salud denunciando falta de equipo y saturación hospitalaria: ¿Cómo se ha mejorado la dotación de equipo de seguridad para el personal de salud? El tema de las pruebas ha sido “el tema” porque de ellas depende conocer el verdadero estado de la enfermedad para atacarla mejor: ¿Por qué ahora van a aplicar una prueba que dicen que no detecta el 35% de infecciones? ¿Hay un plan para fortalecer la red de laboratorios a nivel nacional? ¿Seguirán centralizando? Mucho alarde se ha hecho con los llamados hospitales carpa, que supuestamente solucionarían parte de la carencia hospitalaria en todo el país: ¿Van a ampliar su cobertura y calidad en equipo y asistencia? Sabemos que los hospitales privados también pueden recibir pacientes COVID-19: ¿Cuántas personas contagiadas atienden? ¿Reportan datos de hospitalización y resultados de pruebas?

El sistema educativo está tremendamente lastimado con la crisis. Más de lo que imaginamos. No conocemos planes ni expectativas al respecto: ¿Por qué se autorizaron 180 millones de quetzales para un seguro médico escolar mientras la red de servicios públicos de salud carece de recursos para atender a la población? ¿A qué programas debilitaron? Y, por si fuera poco: ¿Será posible que hayan quitado fondos a programas regulares como desnutrición infantil o VIH? ¿Es cierto que hay serias deficiencias en vacunación? Mucho se sabe de doctores en cuarentena: ¿Con cuántos médicos activos contamos? La población está insegura y hasta incrédula por tanto cambio de estrategia e informaciones dudosas: ¿Por qué ocultaron datos? ¿En qué consiste la nueva estrategia del semáforo? Y, sobre todo, ¿en que contribuyó el asunto de las placas automovilísticas? Ante la pobreza, la carencia de agua y de condiciones favorables y equitativas en nuestro país: ¿Cómo esperan que sigan las normas de higiene que requiere la pandemia? ¿Hay planes serios para abordar el problema del agua, por ejemplo? Y, ¿Va a llegar el Bono Familia a los más pobres? ¿Realmente?