Sábado 15 DE Agosto DE 2020
Opinión

Un maestro cruel

En definitiva esta pandemia es un cruel maestro que nos está golpeando a todos de muchas formas.

Fecha de publicación: 06-07-20
Por: Marcela Gereda

Considerado uno de los grandes referentes entre los pensadores de la actualidad, el sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos cree que el coronavirus es un gran pedagogo. Un maestro cruel.

Así nos lo presenta en su nuevo ensayo, La cruel pedagogía del virus, en el que dice que la pandemia es la forma en la que nuestro planeta nos está diciendo basta. ¿Aprenderemos? Ese es el gran interrogante ahora. “El virus es un pedagogo que nos está enseñando que la Madre Tierra no está satisfecha con el modelo de desarrollo que tenemos. Nosotros somos una parte muy pequeñita, ínfima, de la vida del planeta”.

De Sousa Santos señala que enfrentamos crisis mundiales severas y agudas. Algunas hacen reaccionar a las personas como es el caso de esta pandemia. Otras crisis, en cambio, nos hacen permanecer en una especie de letargo o sueño inconsciente del que no parecemos ser capaces de despertar. Ejemplo de las crisis climáticas.

Recientemente The Guardian, señaló que la contaminación atmosférica, que es solo una de las dimensiones de la crisis ecológica, cada año mata a 7 millones de personas. Según la Organización Meteorológica Mundial, el hielo antártico se está derritiendo seis veces más rápido que hace cuatro décadas, y el hielo de Groenlandia cuatro veces más rápido de lo previsto. Según diversas instituciones científicas, tenemos diez años para evitar un aumento de 1.5 grados en la temperatura global en relación con la era preindustrial, y, en cualquier caso, sufriremos.

Este ensayo sociológico que está en línea contiene datos interesantes. Por ejemplo: Solo representamos un 0.01 por ciento de la vida en el planeta, pero a pesar de eso destruimos el resto de la vida porque en nuestra concepción del mundo ocupamos la cúspide del planeta. Olvidamos que nuestra existencia es tan frágil como la de un grillo o una rosa. Que no es más ni menos que la de un árbol.

Sousa Santos señala que al desestabilizar los hábitats de los animales silvestres rompemos el equilibrio de la vida y ello generará más pandemias y destrucción para nosotros. De ahí que cambiar nuestra relación con la Tierra es imprescindible.

Lo primero es invertir la matriz energética, que habría que cambiar rápidamente, es decir, ir a energías renovables. No podemos seguir dependiendo de combustibles fósiles.

En segundo lugar, las estrategias de consumo tienen que ser alteradas, particularmente la alimentación: “no tiene sentido que los países tengan que importar alimentos cuando los pueden producir dentro de sus fronteras. Llamamos a eso soberanía alimentaria y es fundamental porque si hay una crisis, una pandemia, y un país depende de la agricultura de otro país, eso puede significar hambre”.

En definitiva esta pandemia es un cruel maestro que nos está golpeando a todos de muchas formas. Nos enseña que la economía se desploma y la contaminación se reduce cuando se sale de la lógica y mecánica del consumismo.

Vivimos un duelo colectivo que a todos nos afecta. Aprendamos juntos a surfear esta ola de incertidumbre. Sepamos escuchar el susurro de la Tierra y convirtámoslo desde el bien común en un enorme rugido para transformar nuestra forma de habitar el mundo. La Tierra nos está hablando de diversas formas. ¿sabremos ahora sí escuchar su llamado?