Martes 7 DE Julio DE 2020
Opinión

El capital no es inmune al virus

La globalización aumentó las desigualdades sociales y económicas de la región, agravadas por la  corrupción y la pandemia…

Fecha de publicación: 30-06-20
Por: Amílcar Álvarez

Analistas internacionales afirman que “el COVID-19 desnudó al sistema capitalista que impuso la supremacía de las finanzas sobre la producción, estancándose la inversión productiva sustituyendo las multinacionales con su enorme poder a los gobiernos, siendo la competencia entre ellas, no como decía la teoría neoclásica. Lo visto en las últimas décadas es la especulación despiadada en los mercados, pidiendo protección a los Estados con cinismo al estar en dificultades, como en la crisis del 2008, demostrando la realidad que el juego entre la oferta y la demanda beneficiando al consumidor no existe y que, el mercado de capitales se mueve de un lugar a otro por la rentabilidad, jugando con los pueblos estableciendo una justicia globalizada. En la producción la obsolescencia programada rige, teniendo las fábricas los días contados al durar los bienes que producen un tiempo determinado, obligando al consumidor a sustituirlos: vehículos, televisores, teléfonos, etcétera. El sistema incrementó la desigualdad en forma acelerada, al grado que menos del uno por ciento tiene el 80 por ciento de la riqueza del mundo. Las diferencias entre países se profundizan, viendo las economías desarrolladas en la salud un negocio no un bien social, vicio trasladado a las periféricas pagando una elevada factura.

Coinciden también, en que el capitalismo enfrenta su propia plaga al colapsar la oferta y la demanda, tambaleándose el modelo económico del mundo desarrollado dos veces en una década, siendo la única respuesta la intervención del Estado en la economía real y virtual, evitando un desastre igual o peor que la gran depresión de 1930. La situación es crítica, al informar las empresas de USA un descenso récord en sus beneficios el primer trimestre del año y, tener el mercado de valores una burbuja peor que la de la crisis puntocom, advirtiendo una oleada de quiebras y su colapso. En el primer trimestre, las ganancias operativas de las empresas S&P 500-índice bursátil de las 500 empresas más grandes de EE. UU.- disminuyeron US$637 mil millones, casi un 150 por ciento comparado al 2019, perdiendo mucho por la guerra con China y ser más baratas, reduciéndose su valor de mercado en US$1.7 billones. En el segundo trimestre, el rendimiento financiero seguirá deteriorándose al caer la producción y las ventas por el virus. Según la Reserva Federal, el PIB caerá más del 140 por ciento en términos anuales y si la situación no cambia, las caídas trimestrales consecutivas serán superiores a 1.3 billones de ingresos en las empresas más grandes, superando la crisis los niveles de la burbuja tecnológica del año 2000. La inyección de liquidez de la Reserva Federal a las empresas no ha mejorado su posición financiera, y comenzará otro colapso en el mercado de valores.”*

La globalización aumentó las desigualdades sociales y económicas de la región, agravadas por la  corrupción y la pandemia, evidenciando que la democracia sin un cambio real es un circo, una ficción vaciada de contenido, sin sentido ni razón de ser. Sirviendo solo de instrumento ideal para perpetuar el poder paralelo, dictadura democrática-de hecho- con derecho a voto, tapándole un ojo a la farsa. El pueblo engañado y soberano de mentiras, es sometido a un control social sutil con la estrategia de la distracción, velando por intereses oscuros sin recordar que el fin supremo del Estado es el bien común. Y sin la perspectiva de un futuro mejor, el área es ingobernable por la inestabilidad política y social, convirtiéndose en una fábrica de pobres y migrantes, floreciendo el éxodo por necesidad y estímulos extraños. Los líderes con fe en el más acá y en el más allá, saben endosarle la pacaya a los gringos, diciéndoles: la culpa es compartida ya merito se arregla, y el baile sigue sin parar recibiendo más pisto… Joya. Los talibanes locales dicen ufanos, que Caín mató a Abel por orden del Pentágono.  *Tomado de Sputnik news.