Martes 7 DE Julio DE 2020
Opinión

Aniversario de la Revolución Liberal de 1871

El 8 de mayo de 1871, el líder de la Revolución Liberal, Miguel García Granados, desde el denominado Cuartel en Marcha, emitió la siguiente proclama:

Fecha de publicación: 30-06-20
Por: Editorial

“Compatriotas: he sido perseguido ilegalmente por el tirano. Tengo 20 años de combatir en la Cámara esa administración arbitraria y despótica. Mis esfuerzos no han logrado derrocarla, pero al menos han contribuido a dar a conocer sus abusos y crueldades. Como representante de la República he sido un opositor enérgico, pero legal a los actos de arbitrariedad e injusticia del gobierno. Por mucho tiempo este no se atrevió a intentar nada en contra de mí, pero el día que triunfó sobre el general (Serapio) Cruz, creyó asegurada su dictadura, se quitó la máscara y me encerró en una bartolina del fuerte de San José. Por esa razón propongo el establecimiento de un gobierno cuya norma sea la justicia, que en vez de atropellar las garantías las acate y respete; que no gobierne según a su capricho e interés privado, simplemente que sea fiel ejecutor de las leyes, sumiso y jamás superior a ellas. Guatemala necesita una Asamblea que no sea como la presente, un conjunto, con pocas excepciones, de empleados subalternos del gobierno y de seres débiles y egoístas que no miran por el bien del país. Queremos que haya una prensa libre; sabemos que sin esa institución no hay gobierno bueno. También necesitamos un ejército que no esté basado como el presente en la arbitrariedad y la injusticia. Guatemala, necesita una Hacienda Pública adecuada y un sistema de impuestos nuevo; existen contribuciones onerosas que pesan sobre los pobres. Compatriotas: necesitamos un sistema eminentemente legal”. Como podrá advertirse, esta proclama contiene principios fundamentales que siguen siendo vigentes hoy en día.

Asimismo, el 3 de junio de 1871, el General Justo Rufino Barrios y 66 oficiales más firmaron el Acta de Patzicía, calcada en la proclama de García Granados, en la que se expresa: “(…) 1° Que el gobierno oligárquico y tiránico de Presidente (Vicente) Cerna se ha hecho intolerable a la Nación por sus repetidos actos arbitrarios y de crueldad y por la violación diaria a  las leyes fundamentales de la Republica y en especial  de las garantías individuales. 2° Que el Presidente Cerna es también usurpador, por cuanto se ha arrogado facultades que la ley de ninguna manera le concede atacando la representación nacional y persiguiendo a sus miembros. 3° Que ha arruinado la Hacienda pública y comprometido en lo futuro la independencia del país, contrayendo un empréstito extranjero bajo bases ruinosas y sin facultades para ello, y 4° Que en tales casos los ciudadanos tienen no solamente el derecho sino también de resistir la tiranía. Considerando además, que desde el mes de Abril hemos empuñado las armas con el loable objeto de libertar a la Nación de la tiranía que la oprime (…) Art. 1° Desconocemos el gobierno del tirano y usurpador D. Vicente Cerna. Art. 2° Nombramos Presidente Provisorio de la Republica al General Sr. D. Miguel García Granados, ampliamente facultado para organizar el país bajo las bases que el mismo general ha proclamado en su manifiesto de ocho de Mayo próximo pasado. Art. 3° Queda igualmente facultado para, cuando las circunstancias lo permitan, reunir una Asamblea Constituyente que decrete la Carta Fundamental que debe regir definitivamente a la Nación. Art.4° Todos los Jefes y Oficiales nos comprometemos bajo juramento a no dejar las armas de la mano hasta no haber llevado a debido efecto todos los puntos contenidos en esta acta”.

El 30 de junio de 1871 (el día de hoy hace 149 años), el ejército liberal entró a la Capital de Guatemala, lo que supuso el colapso del gobierno conservador del Mariscal Vicente Cerna, poniendo fin al denominado “Régimen de los 30 años” (1840-71), instaurado por el ex gobernante conservador vitalicio, Capitán General Rafael Carrera y Turcios.