Jueves 9 DE Julio DE 2020
Opinión

Voto cierto y determinado

La forma de elegir las Cortes.

Fecha de publicación: 27-06-20
Por: Helmer Velásquez

Esta vez, la elección de Cortes en el Congreso de la República ha seguido una ruta, cargada de peripecias rocambolescas. Desde los afanes de un conglomerado de magistrados de Sala de Apelaciones, que al mejor estilo leguleyo, se recetaron planilla única obviamente ganadora, integrada por quienes encabezaban a distintos grupos de interés de aquel gremio. El constitucional ordenó repetir aquella “elección” por inobservancia de ley. Sin embargo, al repetir aquella, ocho de los electos en la primera intentona fueron de nuevo elegidos. A parte de aquel vicio, resultó que por “falta de tiempo” y por carecer de reglamento para el efecto, el Consejo de la Carrera Judicial, no había realizado la obligatoria evaluación de desempeño de jueces y magistrados de sala en aplicación de Ley de la materia.

Y para darle más sabor a novela de espionaje, camorra y corrupción vernácula al

affaire, la fiscalía contra corrupción e impunidad, da con las actividades conspirativas de un reo sindicado de hechos de corrupción, que desde su “celda” cinco estrellas en hotel-hospital, que, por voluntad propia y avalada por juez competente ocupa, debido a enfermedad. La conspiración busca conformar las cortes con alfiles apegados a intereses de la camorra nacional. El reo, pese a su “delicada salud”, se reúne con interlocutores, ‘preocupados’ por la justicia y la democracia. Personajes de colorido plumaje. Obviamente todos, hombres y mujeres muy honorables. A decir de ellos mismos. Esta pintoresca forma de selección de nuestros magistrados, es casi una tradición en el país. Fueron organizaciones de la sociedad civil, primero, y luego con el concurso de Ministerio Público y CICIG, quienes cuestionaron y cimbraron aquel perverso sistema, que amenaza colapsar. La CICIG, fue expulsada por estos y otros andamiajes, pero la batalla de sociedad y Ministerio Público por mejores administradores de justicia está instalada. Al punto que esta vez se aplicará en el Congreso voto cierto y determinado, en acatamiento a lo ordenado en sentencia por el constitucional, que ha señalado plazos y características que deben revestir el voto. La sentencia es taxativa: se debe dejar fuera de elección a quienes resulten no idóneos para los altos cargos de la justicia.

Las organizaciones sociales, como en ocasiones anteriores, han sido contestes al demandar a diputados del congreso, no acudir al escamoteo para retrasar la elección y además elegir voten por las mejores candidaturas: “Rechazando postulados, ligados a aparatos clandestinos de corrupción e impunidad”, así lo exige textualmente el Grupo de Articulación y Diálogo –GAD, demanda ampliamente compartida por la sociedad.