Lunes 3 DE Agosto DE 2020
Opinión

Votar por magistrados probos es apoyar el combate a la impunidad

Los diputados y los partidos que representan deben de elegir magistrados que apoyen la lucha contra la impunidad de lo contrario serán juzgados por su electorado.

Fecha de publicación: 25-06-20
Por: Carlos Menocal

El Congreso de la República tiene un reto histórico: Elegir magistrados a las cortes de justicia probos, honestos e idóneos para el cargo. Los diputados no solo deben de apegarse a la resolución de la Corte de Constitucionalidad (CC), el ente máximo en materia constitucional, sino demostrar que el proceso responde a los intereses ciudadanos que demanda mejorías en el sector justicia.

En la sesión plenaria del martes pasado muchos diputados alzaron su voz en contra de lo ordenado por la CC y expusieron que existe un procedimiento para elegir magistrados. Sin embargo, se olvidan que todos los guatemaltecos -y eso los incluye- estamos obligados a acatar y obedecer las resoluciones jurídicas del máximo ente y que debemos vivir bajo el imperio de la ley.

La resolución de tribunal constitucional señala que la elección se debe hacer a viva voz y excluir a aquellos candidatos que por alguna u otra razón tuvieron contacto con personajes externos que han interferido e incidido en el proceso, según las investigaciones documentadas por la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) y que constan en un informe que el Ministerio Público entregó para este proceso al Congreso de la República.

Si bien la lista de aspirantes a magistrados viene de por sí manchada por un proceso defectuoso y contaminado por la incidencia de sectores interesados en mantener la impunidad, la resolución de la CC le inyecta transparencia y el proceso dejará claro que bancadas (partidos políticos representados en el Congreso) y que diputados están comprometidos con el fortalecimiento del combate a la impunidad o quienes respaldan este sistema corrompido.

La sociedad en general y el electorado en particular estarán atentos a verificar su actuar en este proceso. Sus actos darán cuenta y evidenciarán si están a favor de las mafias o a favor del pueblo de Guatemala. Los comités ejecutivos y secretarios generales de los partidos políticos están obligados políticamente a apoyar a sus parlamentarios a que elijan a los candidatos probos o de lo contrario la historia los juzgará y pagarán la factura dentro de cuatro años cuando el ciudadano los castigue en las urnas. La elección de magistrados probos promoverá una limpia y depuración en el sistema de justicia y debería ser el inicio del combate a no permitir que ningún grupo político, económico, social, financiero o mafioso, influya sobre las decisiones y resoluciones judiciales.

Al sistema de justicia le urge una depuración y el fortalecimiento de la institucionalidad. La experiencia del apoyo de la Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICIG) demostró que sí era posible desmantelar cuerpos ilegales y aparatos clandestinos de seguridad y grupos paralelos de toda índole que han cooptado históricamente al país y al Estado.

Esa lucha contra la impunidad contó con jueces, fiscales y policías comprometidos con Guatemala y que en estos momentos merecen todo el respaldo de los guatemaltecos y de sus propias instituciones. Si no se eligen magistrados comprometidos con esta causa todo lo avanzado empezará a marchitarse y crecerá aún más el bosque oscuro y nebuloso en donde coexisten seres del inframundo que ríen a carcajadas porque la impunidad en la justicia seguirá siendo su socio más importante.

Esta impunidad ha sido la pandemia histórica que permite que aquellos que se han aprovechado, saqueado y robado los recursos del Estado sigan caminando a sus anchas por el país.  Esta impunidad es la que hoy ha provocado el colapso del sistema de salud pública que no es capaz de enfrentar la pandemia provocada por el COVID-19. Esta impunidad es la que mantiene al país de rodillas cuya mayoría de la población vive en condiciones de marginación, exclusión social y de desigualdad.