Jueves 1 DE Octubre DE 2020
Opinión

Hoy, ¡si o si!

Fecha de publicación: 12-04-20
Por: César A. García E.

Muchas veces pretendí parar y nunca pude. Mis excusas fueron “grandes y valiosas”; explicación sensata de las cosas… tareas por hacer, tan afanosas. Construir esto y arreglar aquello, prever para los hijos y los nietos, ser el mejor en medio del anhelo y procurar todo lo necesario; aunque ello implicó sacrificar salud y a la familia, cosas más trascendentes, no carencia de amargos desconsuelos, ansiedad innecesaria y mil desvelos.

Preocupado siempre, por controlarlo todo, emitir mi opinión, en la vana ilusión de hacer conciencia, de alumbrar a los otros sus caminos y pretender modificar destinos. Querer que mi “verdad” fuese escuchada, pretender incitar al pensamiento, buscar la reflexión y la razón… retar, retar, a los que son movidos -con las masas- a confrontar y sin mesura, el pensamiento, a buscar -entre lo que no es, pero parece- el foco de infección… discernimiento.

Finalmente, me paró la vida. Lo hace por un tiempo que estimo largo, por mi rebeldía… sin poder refrenar mi pensamiento, si abate -a ratos- mi alma y lozanía. Al final quieto, sin pretender control, ni alucinarme, con el futuro incierto del camino, ni ir más allá, ni controlarlo todo. Las circunstancias son apabullantes; no dejo de pensar y reflexiono: nunca tuve jamás tanta visión, para poder adivinar andares de quienes mueven el mundo y sus pesares, de aquellos viles que planifican todo y que, en medio de las lágrimas del prójimo, probando con angustias tenebrosas, con capaces de traficar con miedo… mientras que su codicia, sale airosa.

Me toca hoy, cómo no supe hacerlo nunca, contemplar, con gratitud mis luchas, mi familia y el abrazo irrenunciable, a la gente que quiero y que me quiere, la bendición de Dios, en mis temores, su inmenso amor superador de amores… pues todo lo demás es reemplazable ¡Piénselo!

Etiquetas: