Domingo 12 DE Julio DE 2020
Opinión

La ejecución del alivio financiero, la prioridad económica

Es un esfuerzo que requiere de apoyarse en todo el sistema financiero nacional.

Fecha de publicación: 06-04-20
Por: Richard Aitkenhead Castillo

El gobierno presentó su iniciativa de una inyección económica de emergencia, una aprobación de Q11 millardos. El Congreso aprobó la iniciativa y se utilizó por primera vez en 26 años de vigencia, la excepción a la prohibición de la banca central de financiar el presupuesto de gastos del Estado. La magnitud y las necesidades financieras de muchas familias en esta crisis, sin precedentes, hacen justificable el uso de esta excepción. También las condiciones acordadas con las autoridades monetarias hacen sentido en plazo y precio. Ahora se tienen los instrumentos necesarios para esta etapa de contención, de alivio financiero y de funcionamiento parcial de la economía. La ejecución rápida, eficiente y transparente de los recursos es la prioridad.

La primera de las medidas, el alivio económico para las familias de menores ingresos, mediante el uso de la tarifa social de energía eléctrica para determinar a los que califican, para el traslado de recursos, vía la coordinación del Ministerio de Desarrollo Social, es importante que traslade, los Q1,000 mensuales, con efectividad, transparencia y con sistemas claros de identidad de los beneficiarios, para que puedan publicarse y constatar el uso correcto de estos fondos. Es la prueba de fuego: se puede trasladar recursos en forma transparente o cada vez que se diseña algún beneficio social este termina en piñata de los recursos públicos. Si funciona bien, podría utilizarse para combatir la desnutrición crónica en el futuro. Debiesen usar esquemas digitales para hacerlo.

La segunda iniciativa pretende lograr que se minimicen las pérdidas de empleos en el sector formal. Para que funcione es indispensable utilizar el camino de la suspensión temporal, sin perjuicio de sus prestaciones laborales, de los afiliados al IGSS. Estos trabajadores deben recibir el alivio previsto en la iniciativa y lo más funcional sería un acuerdo entre el CHN y el IGSS, para operarlo eficientemente usando los registros existentes y con el apoyo del sistema bancario, bajo el liderazgo de los ministerios designados. El funcionamiento a partir de abril, es fundamental.

La tercera iniciativa, los recursos para el financiamiento de emergencia de capital de trabajo a las mipymes, es otra gran oportunidad o puede convertirse en un cuello de botella de efectos muy severos a la economía. Es fundamental definir el esquema a utilizar por el CHN para la canalización de los recursos. Es un esfuerzo que requiere de apoyarse en todo el sistema financiero nacional y de las cooperativas. Se deben hacer convenios por montos y destinos específicos: un ejemplo sería un sub-fondo de recursos hacia La Antigua, dedicados a los establecimientos vinculados al turismo, local e internacional, que tendrán un fuerte desafío de capital de trabajo para mantener sus negocios e iniciar, después de la pandemia, la recuperación gradual que es fundamental para la economía local. Otro ejemplo: la ley que el Congreso aprobó y que busca evitar los cortes en el suministro de servicios básicos en esta emergencia y trasladar por un año su pago. Para que funcione, se requiere que también las empresas que prestan estos servicios puedan financiar, en las condiciones de los financiamientos de emergencia, el saldo de los ingresos no percibidos de los consumidores beneficiados por dicha ley. De lo contrario, el remedio será peor que la enfermedad.

Por último, están los préstamos en proceso de aprobación. Para su uso se deben usar los mecanismos que han demostrado ser eficientes y transparentes. Por ejemplo, utilizar el sistema vía UNOPS, que ha demostrado sus beneficios para los afiliados al IGSS, en todas las compras de insumos, equipos y otorgamiento de contratos relativos a la salud durante la emergencia. Es momento de demostrar total transparencia, solidaridad efectiva y evitar todo negocio vinculado a la política. En lo económico, la transparencia y agilidad de la ejecución del programa de alivio financiero, es la prueba de fuego del gobierno y la esperanza de los guatemaltecos afectados por esta crisis. Es la nueva prueba de fuego para el gobierno.