Lunes 25 DE Mayo DE 2020
Opinión

El efectivo, ciertamente, es rey

Considero que son tres los factores en los cuales debemos enfocarnos: sobrevivir el periodo de crisis; proteger la sostenibilidad del negocio y replantear el modelo de negocio.

Fecha de publicación: 06-04-20
Por: Luis Cáceres

Si usted, como yo, dirige una de las 370 mil empresas –98 por ciento del total de empresas registradas y activas en el país– catalogadas en Guatemala como micro (hasta 10 trabajadores) o pequeña (hasta 80 colaboradores) la mayor parte de su tiempo ha de estar empleándolo en determinar cómo lograr pasar el estrago económico que el periodo de resguardo del COVID ha causado.

Considero que son tres los factores en los cuales debemos enfocarnos: sobrevivir el periodo de crisis; proteger la sostenibilidad del negocio y replantear el modelo de negocio. Permítanme un momento para compartir con ustedes las acciones principales de cada una de estas facetas.

Sobrevivir el periodo de crisis

Lo primero será poder mantener el negocio vivo por un periodo no menor a tres meses (el escenario más optimista que he encontrado hasta ahora prevé una recuperación de la economía en un trimestre y el más pesimista dicta cuatro trimestres. Fuentes: CABI, Fundación 2020 y CIEN). De tal manera que, lo principal acá será preservar la disponibilidad de efectivo y para ello existen dos categorías de actividades a considerar, las de flujo positivo y las del negativo. Las empresas como las que describimos ahorita tienen limitado acceso al crédito, si la suya lo tiene ahora es el mejor momento para contar con líneas de financiamiento, sin embargo, la mayoría no las tenemos. Maximizar las fuentes de ingreso de efectivo conlleva cosas como las siguientes. Si tiene clientes grandes, de reconocido prestigio le recomiendo considerar la posibilidad de entrar en operaciones de factoraje. Acá lo primero será probar si sus mismos clientes están en la disponibilidad de recurrir a una operación de pronto pago, en la cual ellos pagarán antes de lo estipulado en su acuerdo de crédito a cambio de un descuento sobre la factura. Agotado esto, las facturas cambiarias emitidas a clientes como los que describimos anteriormente son susceptibles a factoraje. Hay varias empresas serias ofreciendo este producto financiero, la tasa promedio antes de la crisis estaba en 2.5 por ciento por 30 días.

Habiendo agotado esto, le recomiendo explorar la línea de crédito de apoyo emitida por CHN a tasa variable de 8.5 por ciento anual y hasta un año de periodo de gracia, sin duda, representa una fuente de financiamiento para nuestro sector no vista antes. Finalmente, trate de vender por adelantado a descuento. Si tenía ofertas de servicios en negociación considere ofrecer descuentos a cambio de anticipos y si su giro de negocios es venta de productos, considere ofrecer tarjetas de compra o regalo a descuentos significativos, con eso traerá efectivo inmediato, aunque sacrifique rentabilidad. En instancias finales recuerde que las empresas quiebran por insolventes antes que por no ser rentables. Dicho de otra forma, el efectivo es rey. Salir del periodo de crisis de forma rentable es claramente muy deseable, pero es más importante contar con recursos que ser rentable para salir de la etapa de dificultad.

Sostenibilidad

Queda claro que la falta de rentabilidad eventualmente conlleva a insolvencia. El famoso cash burn rate o el índice de agotamiento de efectivo debe mantenerse controlado para permitir la sostenibilidad del negocio. Así que el retorno a niveles de rentabilidad sanos debe ejecutarse cuanto antes. Aparte de las consideraciones puramente financieras, le recomiendo agregar servicios o productos que puedan ser llevados a mercado inmediatamente. El fortalecimiento de su portafolio será muy importante acá. Una adecuada mezcla de servicios o productos que generen ingresos adicionales y que sepan considerar las nuevas necesidades de sus clientes, dada la coyuntura actual y que además se complementen bien es sumamente importante. Por ejemplo, en la empresa desviamos recursos de miembros de nuestro equipo a acelerar productos nuevos que teníamos en la mira y que están dirigidos a acelerar los procesos de digitalización de nuestros clientes. Queda claro que al regresar todos querrán reducir gastos y la digitalización será más importante de lo que ya era al empezar esta debacle.

Continuará.