Lunes 25 DE Mayo DE 2020
Opinión

Viernes de Dolores

La novela de nuestro Nobel.

Fecha de publicación: 03-04-20
Por: Álvaro Castellanos Howell

Este será un viernes muy distinto de los viernes de Dolores de muchísimos años.

El desfile bufo deja de salir a las calles después de décadas ininterrumpidas de hacerlo.

Evidentemente, el bien común, salvó a los funcionarios de turno. Quedaron librados de las mofas e insultos estudiantiles, y de sus caricaturizaciones en piñatas.

Aunque cabe la duda razonable de quiénes habrían sido los defenestrados en esta versión de la Huelga de Dolores. ¿El gobierno actual aún está en su luna de miel con el pueblo?

Realmente, imaginándome cómo podría haber sido esta edición huelguera, casi sin temor a equivocarme, creo que no se habría dejado de mencionar al expresidente y ahora parlamentario Jimmy Morales y su ‘dream team’.

El quizás peor gobierno que ha tenido esta mancillada república, no dejará de ser ingratamente recordado por muchos años.

Así que, sin Portalito y abrazos fraternales, estamos iniciando hoy un Viernes de Dolores atípico para Guatemala.

El último viernes de la Cuaresma en nuestra ciudad será muy parecido entonces al de otras ciudades: misas virtuales, porque ni siquiera a las iglesias se puede ir a escuchar el Stabat Mater.

¿Otro efecto igualador del COVID-19?

Y eso me lleva al verdadero punto de esta entrega. Los efectos, pero no de la pandemia, que es como una ola de un tsunami.

Quiero hoy referirme a los efectos de una conferencia de prensa: la del domingo, del “Señor Presidente”.

Lo dispuesto por escrito, en decreto publicado en el Diario Oficial en la madrugada de ese mismo día, fue “derogado” de forma implícita al hacer referencia a la tan mentada y famosa doña Chonita.Y honestamente, desde el lunes la gente se desbocó. Ya no me siento tan seguro, como en mi columna pasada, de estar observando la demostración de virtudes necesarias para vivir, convivir y sobrevivir a las circunstancias.

Creo que el Gobierno había dirigido muy bien esta crisis, pero últimamente me ha entrado duda que eso sea así. Si tanto se habla que viene el repunte, doña Chonita no debería estar ofreciendo sus zapatos al público. Pero bueno, hay opiniones de opiniones. Mientras tanto, ahora que se viene la Semana Santa, una buena lectura nos puede acompañar a ejercer esa fuerza de voluntad que requiere quedarse en casa.

Quizás para compensar la falta del desfile bufo, vale la pena conocer las intrigas y aventuras de Choloj Tantanis y de Troyano Montemayor y Gual, en el ‘Viernes de Dolores’ de Miguel Ángel Asturias. Y no digamos, las travesuras de la ‘Hormiga Loca’, ‘el Gato Vela’, ‘Pumusfundas Quintana’, ‘la Chinche Barnoya’ y ‘Chocochique Balcárcel’. Por favor, quédense en casa.