Lunes 25 DE Mayo DE 2020
Opinión

Alfonso Portillo

(De los Presidentes que conocí XIV)

Fecha de publicación: 22-02-20
Por: Danilo Parrinello

Quiero compartirles que fui director titular de la “Cámara Guatemalteca de la Construcción” por varios años. Allí hice muy buenos y grandes amigos. Uno de ellos era conocido de Alfonso Antonio Portillo Cabrera, el famoso “Pollo Ronco”. Este amigo del “Pollo” organizó una cena para presentarle a sus amigos de la “Cámara” al candidato que ya había participado en las elecciones de 1995/96 contra Álvaro Arzú, frente a quien perdió. Allí lo conocí, aunque ya lo había visto entrar a hurtadillas a la Casa Presidencial, por el Callejón Manchén, en horas de la noche para hablar con Ramiro de León Carpio.

Debo decir que no me dio confianza a pesar de su desbordante simpatía. Las reuniones se sucedieron y con el paso del tiempo la simpatía del “El Pollo” me “ganó” y terminamos compartiendo cordialmente, aunque nunca fuimos amigos como lo fui de Serrano, Ramiro o Arzú. Pero recuerdo que un día, dando muestras de su encanto y solidaridad, estando yo “en depósito”, en el “Segundo Cuerpo”, junto al Coronel Mario Mérida (Viceministro de Gobernación) y el Licenciado Salvador Figueroa (Director de la Policía Nacional), apareció “El Pollo Ronco” con una botella de whisky bajo el brazo y desde que llegó empezamos a tomarlo mientras él contaba chistes y anécdotas de Zacapa, haciendo burla de él mismo y de sus paisanos. Por horas no paramos de reír. En honor a la verdad debo decir que su bella y talentosa esposa Evelyn Morataya, nos visitaba eventualmente.

Mi desconfianza con “El Pollo” provenía de dos motivos. Uno sus antecedentes en Chilpancingo, estado de Guerrero, en México, donde mató a balazos a dos estudiantes tras una fiesta. De allí que se convirtió en prófugo hasta que apareció en Guatemala. Otro motivo de desconfianza era su trayectoria política. De miembro del “Partido Socialista Democrático” (PSD) de extrema izquierda, saltó a la “Democracia Cristiana Guatemalteca” (DCG) de centro izquierda, donde llegó a ser Secretario General. En otro salto apareció en el partido de extrema derecha “Frente Republicano Guatemalteco” (FRG) fundado por el General Efraín Ríos Montt, quien con su hija Zury lo apadrinaron para ser candidato a la presidencia dos veces, frente a Arzú con quien perdió y con Oscar Berger a quien ganó. Su periplo por los partidos no terminó allí, siguió en “UCN” y “Todos”.

Dentro de los que finalmente apoyamos a “El Pollo” estábamos Edmond Mulet, Mario Alberto Carrera y yo. Mulet fue nombrado embajador ante la Unión Europea y Carrera en Italia.

Dejé de ver al Pollo hasta que un día en el que se otorgaba por “Agexport” el “Galardón Nacional a la Exportación”, llegó el Presidente Portillo. Allí se me acercó un empresario a decirme que el Presidente quería saludarme, fui y me dijo: “Porque no me has ido a ver”, por supuesto que nunca fui a verlo. Él era enemigo del Sector Productivo, propició “El jueves negro” y “El viernes de luto”, y prefirió apropiarse de dineros ajenos que lo llevaron de nuevo a ser prófugo hasta que capturado fue extraditado a Estados Unidos, donde cumplió algunos años de prisión. Algo que como guatemalteco me ofendió. Nunca lo he vuelto a ver. (Continuaré…)

P.S. ¿Por qué los ancianos héroes recluidos en el Hospital Militar no son sujetos de Arresto Domiciliario?