Viernes 21 DE Febrero DE 2020
Opinión

Reformas a la Ley de ONG y Pueblos Indígenas

Estas reformas al buscar alterar, modificar, intervenir o controlar la vida y/o los bienes de los pueblos indígenas, sin que ellos fueran consultados, como lo establece el Convenio 169, están violando ese derecho que les asiste.

Fecha de publicación: 15-02-20
Por: Irma A. Velásquez Nimatuj

Las reformas a la Ley de Organizaciones No Gubernamentales para el Desarrollo pretende silenciar y criminalizar a la sociedad civil y a los Pueblos Indígenas que no han cedido a los gobiernos instaurados en el poder –por el empresariado nacional y transnacional– a que les arrebaten los últimos territorios en donde viven. El abogado Manolo García realizó un análisis de la Iniciativa de Ley 5257, aprobada el pasado 11 de febrero, de manera oscura, por el Congreso de la República, argumentando que viola los derechos colectivos que establece el Convenio 169 de la OIT, que fue aprobado por el Congreso según Decreto 9-96 del 5 de marzo de 1996 como ley nacional. Entre los derechos colectivos que reconoce el Convenio 169 están el de la dignidad, diferencia, igualdad, libertad de organización, libertad de religión, integridad y desarrollo cultural. Así como el derecho a practicar la espiritualidad, idiomas, recursos históricos, desarrollo social, desarrollo económico, tierras, costumbres, tradiciones, formas de organización social, derecho consuetudinario, derecho a la protección de la naturaleza, seguridad social, entre otros.

En el análisis legal, expresa Manolo García que, la asociación es la piedra fundamental de los pueblos indígenas para organizarse en actividades de autoayuda en comunidades locales, desarrollo de su cultura y fortalecer su economía mediante la generación de ingresos e impulsar la producción agrícola y/o artesanal. Así como practicar su cosmovisión, sus procesos formativos, valores culturales y técnicas ancestrales. La asociación es la única posibilidad de los pueblos indígenas de organización social y cultural en comunidades rurales, organizaciones comunitarias, asociaciones de vecinos, organizaciones religiosas, culturales como las cofradías, organización para la defensa de sus territorios o de la naturaleza en sus espacios comunitarios.

Por lo que, una cantidad significativa de asociaciones comunitarias, culturales o socioeconómicas que son propias de los pueblos indígenas y sus representantes serán severamente afectados por las disposiciones del Decreto 4-2020, del Congreso, que reformó la Ley de Organizaciones No Gubernamentales para el Desarrollo, Decreto Legislativo 2-2003. Además, estas reformas al buscar alterar, modificar, intervenir o controlar la vida y/o los bienes de los pueblos indígenas, sin que ellos fueran consultados, como lo establece el Convenio 169, están violando ese derecho que les asiste.