Lunes 17 DE Febrero DE 2020
Opinión

El “Nonato” que va a cumplir 35 años

Lo que se nos ha olvidado de nuestra Constitución puede resolvernos el diario vivir a miles de vecinos de esta Ciudad.

Fecha de publicación: 22-01-20
Por: Rodolfo Neutze

El 31 de mayo de 1985 se firmó nuestra Constitución Política de la República de Guatemala, la que nos dirige en la actualidad. Es decir que vamos a cumplir en este 2020 sus primeros 35 años de vigencia, por lo que espero que las celebraciones por alcanzar esta meta sean apropiadas a la ocasión.

Dentro de la misma existe un abandonado y muy desconocido artículo que atinadamente los constituyentes previeron pero que no ha nacido a la vida jurídica. Reza así “Artículo 231. Región Metropolitana. La Ciudad de Guatemala como capital de la República y su área de influencia urbana, constituirán la región metropolitana, integrándose en la misma el Consejo Regional de Desarrollo respectivo. Lo relativo a su jurisdicción territorial, organización administrativa y participación financiera del Gobierno Central, será determinado por la ley de la materia”. Quiere decir que se previó el crecimiento acelerado de la Ciudad de Guatemala por sobre el municipio y dejaron plasmada la necesidad de resolverlo a través de un sistema de relación entre municipalidades y Gobierno, igual como existe en las grandes capitales de Sudamérica y el mundo. Durante los años que hemos dejado ese artículo en el congelador, la Muni de Guatemala fue haciendo lo que pudo para organizar la Ciudad, pero donde se acaba su jurisdicción, ¡sálvese quien pueda! Los municipios aledaños conforme se volvieron las ciudades dormitorio (Mixco, Villa Nueva, Santa Catarina, San Jose, etcétera) si empezaron a ver alguna mejoría en sus alcaldes, y al subir el número de votantes algunos presidentes tomaron partido y apoyaron en sus periodos a unos más y a otros menos. Ese modelo caducó hace unos quince años, pero en los recientes cinco se ha vuelto insostenible. Hoy un pinchazo, accidente, asesinato, etcétera, en cualquier calle de esta Ciudad paraliza totalmente el tráfico por horas. No se vaya a tapar una tubería o reventar una bomba de un pozo porque la escasa agua deja de fluir por semanas. La basura, si se logra recolectar, seguirá tirándose en un barranco y le seguiremos llamando vertedero. El transporte público no solo es de mala calidad e inseguro, sino de tal escasez e insuficiencia que por eso hay tanto carro en las calles. La mayoría de nosotros nos movilizamos en nuestro propio vehículo o en los miles de vehículos “piratas” que ya ni funcionan con app sino a puro WhatsApp. Es tal el desorden que antes de mejorar estamos condenados a empeorar.

Por eso antes de que el nonato 231 cumpla 35 años este mayo, vamos a presentar ante el pleno del Congreso una iniciativa de Ley de Región Metropolitana que sea moderna e inclusiva para que finalmente se marque la pauta de entrarle a fondo a nuestros problemas. Será responsabilidad de los 11 diputados del Distrito Central y de una buena parte de los 19 del Departamento de Guatemala ponernos de acuerdo con Alcaldes, concejales, urbanistas y técnicos para que dicha ley sea objetiva y que la Ciudad de Guatemala pueda dar finalmente ese brinco para situarse en el siglo veintiuno y la calidad de vida de todos los vecinos sea decente y no de hacinamiento y desesperación.