Martes 25 DE Febrero DE 2020
Opinión

Con Alejandro Giammattei y “Willy” Castillo nos fue bien

A mí me gustó el discurso del presidente.

Fecha de publicación: 18-01-20
Por: Danilo Parrinello

Hace escasos cuatro días que el binomio compuesto por el doctor Alejandro Giammattei y el abogado Guillermo Castillo, más conocido como Willy Castillo, forma que a él le agrada que le llamen, asumieron la Presidencia y Vicepresidencia de la República. El día de la toma de posesión lo que más llamó la atención fue el discurso inaugural del presidente Giammattei. A mí me gustó porque fue claro, contundente y directo: no se fue por las ramas. No quiso ser políticamente correcto, tocó los temas que debía tocar y no pretendió quedar bien con todos. Claro, ya surgieron voces de los típicos críticos de todo. Como dijera en su momento el presidente Carlos Arana: “Los guatemaltecos somos severos en la crítica y parcos en el elogio”.

Hay quienes ya están diciendo que, qué bueno que habló de la lucha contra la corrupción pero… siempre el pero, esos son los que gustan que les den órdenes en inglés. Otros, que no hubo propuestas de política exterior, esos son los que serviles quieren que aquí mande la ONU y regrese la “Comisión”. Los políticamente correctos criticaron hasta la Ley contra el Terrorismo, que tanto éxito ha tenido en El Salvador, esos son los “fans” de Sandra Torres. Sobre el discurso presidencial otros dijeron “estuvo bueno pero…”. Yo vislumbro que pareciera que el Presidente no los tomó en cuenta para hacer su discurso pero ellos se creen los gurús de la política y no se quieren dar cuenta que su tiempo ya pasó.

Como el verdadero deporte nacional de los chapines es criticar a nuestras autoridades nadie resaltó que en el emotivo discurso el Presidente mencionó que los tres pilares de su gobierno serán: La certeza jurídica, la proyección de la inversión y la promoción del empleo. Si sobre estas tres columnas se sustentará el gobierno del doctor Giammattei, a los guatemaltecos nos fue bien con su elección.

Recuerdo que decía don Clemente Marroquín Rojas, el más grande de los periodistas que ha tenido Guatemala, “que cuando todo estaba mal, el Señor de Esquipulas hacia un milagro y el país se salvaba”. Veamos si no, es segunda vez en cuatro años que Guatemala se salva de caer en el populismo demagógico del Socialismo del Siglo XXI. Con Alejandro Giammattei y Guillermo Castillo nos fue bien. Imagínese usted por un momento que el pasado martes catorce, hubiera asumido Sandra Torres la Presidencia de la República. ¿Cómo hubiera sido el discurso? Creo se hubiera hablado de “redistribución” de la riqueza. De una reforma agraria integral. De unir lazos de amistad con los solidarios países miembros del ALBA. De una drástica reducción del Ejército y de la creación de una “Guardia Nacional” dependiente directamente de su persona.

Nos fue bien con Giammattei y Castillo; en el discurso se ofreció combatir la delincuencia, la corrupción, devolver el respeto a la PNC, mejorar la educación, proteger a la mujer y combatir la desnutrición crónica. Francamente nos fue bien.

P.S. “Todos somos Román Carlos Bregni”, los precios de las medicinas son un crimen. Que triste que la “justicia” guatemalteca sea parcial, y politizada. Es un bochorno que no se otorgue a los ancianos recluidos en el Hospital Militar el arresto domiciliar como el que se dio a Sandra Torres.