Martes 29 DE Septiembre DE 2020
Opinión

¡Corre y va de nuevo!

Fecha de publicación: 15-01-20
Por: editorial

Como estaba previsto, ayer martes, en el Teatro Nacional Miguel Ángel Asturias, Alejandro Giammattei y Guillermo Castillo tomaron posesión como Presidente y Vicepresidente de la República, respectivamente, ante una nueva representación legislativa, cuya legitimidad de origen está cuestionada debido a las graves irregularidades, anomalías e inconsistencias que se dieron durante las elecciones legislativas celebradas el año pasado.

En su discurso como nuevo Presidente de Guatemala, Giammattei ratificó su vocación democrática liberal y expresó nuevamente que el fin principal de su gobierno será impulsar la reactivación económica y que, para el efecto, llevará a cabo un plan de gobierno que aliente la inversión, el emprendimiento, el empleo y el desarrollo humano sostenible. Asimismo, el Presidente Giammattei exhortó a la comunidad internacional a brindarle su apoyo y cooperación para enfrentar el gran desafío que tiene por delante y abogó por la unidad nacional y el diálogo como instrumento de construcción de consensos.

Entre los anuncios más importantes que la nueva administración ha venido haciendo a través de sus funcionarios claves, caben destacar los siguientes:

A) Alianzas público privadas; B) Marco jurídico amigable a la inversión productiva y a la competitividad; C) Impulso de las exportaciones y del turismo; D) Desarrollo de MIPYMES y cooperativas; E) Elevar la carga tributaria a más del 14 por ciento del PIB; F) Política de austeridad, rendición de cuentas y transparencia; G) Fortalecimiento del sistema de justicia; H) Promoción los derechos y el desarrollo de los pueblos indígenas;

I) Hacer efectiva la descentralización y la desconcentración administrativas; J) Lucha frontal contra la corrupción y la desnutrición; K) Centralización de la información y comunicación gubernativas, así como garantía de acceso a la información pública; y L) Alentar la cooperación internacional.

De entrada, el nuevo gobierno deberá enfrentar el creciente poder del crimen organizado (narcotráfico, contrabando y demás), la alarmante violencia y conflictividad que azotan a la sociedad guatemalteca, la ausencia absoluta de seguridad jurídica, las discriminaciones y la miseria, así como la grave desconfianza que los guatemaltecos sienten hacia la autoridad, las instituciones, la justicia oficial y la clase política, entre otras cosas.

Asimismo, Giammattei tendrá que lidiar con el nuevo Congreso, en donde el oficialismo cuenta con una bancada de diputados reducida (18) y cuya primera mayoría de congresistas (52) fue adjudicada a la opositora UNE por la actual magistratura del Tribunal Supremo Electoral dentro de un contexto de resultados comiciales altamente controvertidos.

En fin, los retos que tiene por delante el gobierno de Giammattei son enormes y la paciencia y tolerancia de la gente son escasas, aunque la esperanza y las expectativas son gigantescas. En todo caso, con el optimismo que siempre nos ha caracterizado le deseamos al nuevo gobernante muchos éxitos en su gestión, porque sus logros se reflejarán en mejores condiciones de vida para los guatemaltecos. Salus populi suprema lex est.