Jueves 5 DE Diciembre DE 2019
Opinión

Los ingentes problemas urbanos de la metrópoli capitalina (VI parte)

El proyecto del Hospital Roosevelt, formó parte con la ruta militar de emergencia, de los proyectos estratégicos promovidos por el gobierno de los EE. UU. a partir de su entrada en la II Guerra Mundial.

Fecha de publicación: 03-12-19
Por: Eduardo Antonio Velásquez Carrera

Se decidió, en los años finales de la dictadura de Ubico Castañeda, que el Hospital Franklin Delano Roosevelt sería erigido en los terrenos de la finca “La Esperanza”. En terrenos de la mencionada finca, situada sobre la carretera que de esta ciudad conduce a Mixco, será erigido el nuevo hospital, cuya construcción se costeará con los US$500 mil donados por los Estados Unidos de América para el efecto. La construcción será encargada al Intendente Municipal, ingeniero Arturo Bickford. La finca fue adquirida a la propietaria señora viuda de Paiz. Se indicó que los planos de la obra fueron hechos por el ingeniero Guttersen del Servicio de Cooperación Sanitaria Interamericana. La mayor parte del material a ser empleado en la obra está por llegar de los Estados Unidos de América. De acuerdo con el arquitecto Eduardo Aguilar (2016) “el proyecto del Hospital Roosevelt, formó parte con la ruta militar de emergencia, de los proyectos estratégicos promovidos por el gobierno de los EE. UU. a partir de su entrada en la II Guerra Mundial (diciembre de 1941), para garantizar el movimiento terrestre de tropas en caso verse atacado el Canal de Panamá, en los últimos años del gobierno del general Ubico, que luego, a partir de la finalización de dicha guerra (agosto 1945) ya no se consideraron necesarios, derivando la continuidad del primero en el proyecto de la Carretera Interamericana del Pacífico, y el segundo en la construcción del hospital con un costo de Q(US$) de 8,282,831.33 financiado en casi un 90 por ciento por el Gobierno de Guatemala, que estuvo a cargo de los ingenieros Héctor Quezada y Juan Luis Lizarralde y se inauguró hasta 1955, como uno de los más modernos de Guatemala y Centroamérica, con capacidad para 300 camas y daría atención médica gratuita a los guatemaltecos”. La avenida Roosevelt (hoy, conocida como Calzada, EAVC) fue desarrollada al final de los años cuarenta, bajo la dirección del ingeniero Julio Obiols Gómez. Recordemos en los tiempos de Ubico, solo existían 25 kilómetros de carreteras pavimentadas, la vuelta al lago de Amatitlán, sitio predilecto para sus paseos en moto, además como ya fuera dicho, se construían y estaban por ser terminados los dos ramales de ingreso al país de la Carretera Interamericana, una que entraba por La Mesilla, en Huehuetenango y que conectaba vasta parte del territorio del altiplano occidental hasta llegar a la capital y luego proseguir hacia El Salvador. Y el otro ramal, que entraba por Tapachula, desde el paso fronterizo de Talismán, por toda la costa sur, hasta llegar a la frontera de El Salvador. Es hasta 1957, que se hace el distribuidor vial, conocido como “El Trébol”. Hay varias fotografías de la mencionada obra, y de la misma tengo algunas. Son vistas panorámicas del nudo vial a desnivel, en la intersección de las principales vías de comunicación con el occidente del país y México, con la carretera interamericana del Pacífico (hacia México – El Salvador y Centroamérica, con el Atlántico a través de la Avenida Bolívar y hoy, en nuestros días del arco construido y popularmente llamado “El Periférico” y con la región centro norte del país a través de la Carretera de San Juan, el proyecto fue desarrollado por la Dirección General de Caminos, en su diseño participó como consultora la municipalidad, el proyecto estuvo en gran parte a cargo del ingeniero Otto Becker, su diseño se inició probablemente a principios de la década de 1950, fue inaugurado en 1956; de acuerdo con el arquitecto Eduardo Aguilar (2016).