Lunes 10 DE Agosto DE 2020
Opinión

Los ingentes problemas urbanos de la metrópoli capitalina (V parte)

También hay que señalar que el trazo de la Carretera Interamericana fue motivo de discusión, análisis y debate cuando se pensó utilizar la antigua calle a San Juan Sacatepéquez y en la cuchilla entroncar con la antigua carretera a Mixco –hoy Calzada Doroteo Guamuch Flores–.

Fecha de publicación: 26-11-19
Por: Eduardo Antonio Velásquez Carrera

En nuestra columna anterior, decíamos que desde el gobierno del general Lázaro Chacón (1926-1930), se afirma el inicio del proyecto de la carretera Panamericana o Interamericana en nuestro territorio. Como se sabe, fue ese proyecto de la “Panamerican Highway” crucial para muchos de nuestros países, todo ello previo a los años de la II Guerra Mundial. Es precisamente, la II Guerra Mundial y el ingreso a la misma de los Estados Unidos de América, tras el ataque japonés a Pearl Harbor en las islas de Hawái, el lunes 8 de diciembre de 1941, que el Congreso de los Estados Unidos de América le declara la guerra a Japón, lo que provoca la aceleración de los trabajos de construcción de la carretera Interamericana o Panamericana en Centroamérica y la necesidad de contar con un Hospital de primer nivel para que en caso necesario fuera utilizado por los soldados de los Estados Unidos de América acantonados en la zona del Canal de Panamá. Así que en términos de caminos y carreteras se avisaba, por medio del Diario El Imparcial, del 30 de junio de 1942, que dentro de seis meses quedaría terminada la Carretera Interamericana en el tramo que corresponde a los países centroamericanos. Guatemala ha cooperado, dice el diario, en esta obra con dos vías en magníficas condiciones: “La primera concluida totalmente desde el Puente del Talismán sobre el Suchiate hasta San Cristóbal Frontera que se encuentra terminada, y la segunda, que atraviesa el sur de la República de oriente a poniente, a la que solo faltan los tramos entre la frontera cuscatleca y Chiquimulilla. De los 25 millones de dólares que el Congreso de los Estados Unidos de América autorizó para tal obra, una parte ínfima se invertirá en el país. Y con relación al hospital, se informaba por parte de El Imparcial el 30 de julio de 1942 que el gobierno de los Estados Unidos de América había donado US$750,000.00 para la construcción de un hospital y de diversas obras de saneamiento en el país”. También hay que señalar que el trazo de la Carretera Interamericana fue motivo de discusión, análisis y debate cuando se pensó utilizar la antigua calle a San Juan Sacatepéquez y en la cuchilla entroncar con la antigua carretera a Mixco –hoy Calzada Doroteo Guamuch Flores–. Los terratenientes de las fincas como “La Esperanza”, “Miraflores”, “Las Majadas”, “Las Charcas” en la que se construyó la colonia Carabanchel, “Las Margaritas”, “El Tesoro de Arzú” “Cotio”, “Finca Alvarado”, etcétera, se movilizaron y convencieron a Ubico y a sus funcionarios que debía hacerse sobre el trazo actual, que sin duda, valorizó sus tierras. Por ejemplo, se decidió que el Hospital Franklin Delano Roosevelt sería erigido en los terrenos de la finca “La Esperanza”. En terrenos de la mencionada finca, situada sobre la carretera que de esta ciudad conduce a Mixco, será erigido el nuevo hospital, cuya construcción se costeará con los US$500,000.00 donados por los Estados Unidos de América para el efecto. La construcción será encargada al Intendente Municipal, ingeniero Arturo Bickford. La finca fue adquirida a la propietaria señora viuda de Paiz. Se indicó que los planos de la obra fueron hechos por el ingeniero Guttersen del Servicio de Cooperación Sanitaria Interamericana. La mayor parte del material a ser empleado en la obra está por llegar de los Estados Unidos de América.
Continuará…