Lunes 9 DE Diciembre DE 2019
Opinión

Desafíos del desarrollo y democracia

Los caminos del bienestar en la casa común.

Fecha de publicación: 19-11-19
Por: José Alejandro Arévalo Alburez

Uno de los desafíos para la docencia universitaria es preparar profesionales competentes y conscientes, con pertinencia y sentido social, vinculados a la realidad actual y futura. La investigación desde la academia está vinculada con la docencia, pero debe responder a la realidad nacional procurando influir e incidir en su transformación, coadyuvando con mejoras en lo económico, político, social y ambiental.

En este contexto, la semana anterior se desarrolló la cuarta edición del Seminario Permanente sobre los desafíos del desarrollo y la democracia en Guatemala, que se realiza cada dos años en la Universidad Rafael Landívar. Este año se denominó “Los caminos del bienestar en la casa común”, con la participación de connotados expertos nacionales e internacionales, girando alrededor de cuatro temas: Perfil ambiental de Guatemala; Papel de la ciencia y tecnología; Profundización democrática; y, Empleo digno y política fiscal.

Además, el Jefe de la Unidad de Desarrollo Social de CEPAL, subsede México, presentó el plan de desarrollo integral para los países del norte de Centroamérica y México. Mientras el Coordinador Nacional de Políticas de Empleo de la OIT planteó las tendencias del empleo en Guatemala, en tanto los ministros de Economía y de Finanzas Públicas designados, realizaron sendas exposiciones sobre el plan nacional de innovación y desarrollo del nuevo gobierno.

Habiéndose reunido profesionales, investigadores, académicos, empresarios y políticos de diversas corrientes de pensamiento, tanto mediante presentaciones específicas en cada una de las mesas y los foros-debate de expertos, conciliaron una visión esperanzadora, aunque precavida y adusta de cara al nuevo gobierno y en ocasión del bicentenario de la emancipación del Reino de España.

El espacio de esta columna es limitado para comentar la riqueza de planteamientos presentados, pero llamó la atención el ambiente favorable para compartir y coincidir en la necesidad de lineamientos estratégicos para el desarrollo nacional de nuestra casa común, Guatemala.

En una situación de creciente polarización y constante deterioro, se busca construir una luz que ilumine la oscuridad circundante, reconociendo que Guatemala es nuestra casa común y que es nuestra responsabilidad como residentes procurar un futuro mejor. Para quienes tenemos el privilegio de vivir en este país, es un deber buscar y crear espacios de encuentro, diálogo y distensión, con planteamientos originados desde la investigación y la academia, mediante una contribución al pensamiento crítico de la realidad.

Esta agenda en construcción, básica, comprensiva, conciliadora y convocante debería ser un esfuerzo por constituirse en un proceso inclusivo, continuo, inacabado y perfectible, pacífico, de respeto mutuo y reconocimiento de las diferencias, con un espíritu de unidad que reduzca la crispación y la confrontación. Ojalá.