Lunes 9 DE Diciembre DE 2019
Opinión

Al oído de Giammattei

Fecha de publicación: 19-11-19
Por: Jose Rubén Zamora

El Presidente electo debe expresar, de manera categórica, que declarará lesivos a los intereses nacionales y revertirá los negocios de las placas, licencias, DPI, compras y adquisiciones públicas de última hora, así como la contratación amañada de la carretera de Escuintla a Puerto Quetzal, pues representan en su conjunto, un asalto en descampado, en su mayoría en complicidad con empresarios mexicanos de fachada, bajo la batuta del “asesor de negocios” de Jimmy Morales, Edy López, que ha confeccionado todas estas operaciones turbias, como colofón de los robos millonarios e incesantes cometidos por la cleptocracia de turno, que más parece una mezcla exacerbada de termitas y pirañas insaciables.

El presidente electo, Alejandro Giammattei, también debe evitar a toda costa que se apruebe el Proyecto de Presupuesto para 2020, que no solo conlleva un déficit fiscal exorbitante, el crecimiento desmedido de la deuda pública, gastos superfluos e innecesarios, clientelismo exacerbado y amiguismo sin fronteras. Y, para ajuste de cuentas, el gobierno pagará una coima de Q125 mil por el voto de cada diputado que apruebe esta aberración fiscal.

El IGSS, acompañado de la UNOPS, ha logrado reducir en Q1.250 millardos los sobreprecios y coimas en la compra de medicinas; sin embargo, los proveedores tradicionales, acostumbrados a ganar cientos de millones vendiendo medicamentos a los precios que se les da la gana –que, por cierto, son de los más altos del mundo–, están empujando una conspiración diabólica para persuadir al doctor Giammattei para que expulse a la UNOPS e intervenga el IGSS, vulnerando su institucionalidad. Es así, como esta mafia de marchantes siniestros de medicamentos, quiere recuperar el control de las onerosas compras de medicinas del Seguro Social. El Presidente electo debe cerrar la puerta en las narices a estos mercaderes que lucran con la salud de pueblo, y desbaratar su demencial conspiración.

El doctor Giammattei ha manifestado que buscará recursos por Q80 millones para una nueva versión de la CICIG, según parece, dirigida por “notables” locales. No tiene ningún sentido. Es mejor que esos recursos importantes se destinen a fortalecer la institucionalidad del Ministerio Público, que bien le hacen falta.

A distancia, conozco a Alejandro Giammattei; somos contemporáneos y tenemos amigos en común. Sé que en su victoria electoral lo apoyaron las mafias criminales y bandas de asaltantes que han manejado Guatemala desde 1982. Pero conozco, también a distancia, su carácter, coraje, decisión y arrojo, además de su orientación a objetivos concretos y a resultados esperados. Alejandro Giammattei ya es el Presidente de la República y en bien del presente y futuro del país, debe hacer a un lado a las mafias y bandas criminales, e invitar a los mejores guatemaltecos para que gobiernen con él. Como solía decir Pancho Villagrán Kramer: cuando el dilema es entre los amigos y la Nación, no hay dilema: el camino es la Nación.