Sábado 8 DE Agosto DE 2020
Opinión

Anulación de elecciones en Bolivia

Anulación de elecciones dentro del Orden Constitucional.

Fecha de publicación: 11-11-19
Por: MARIO FUENTES DESTARAC

A raíz de los hallazgos preliminares en relación a las elecciones celebradas en Bolivia el domingo 20 de octubre de 2019, que quedaron documentados en un informe de auditoría publicado por la Secretaría General de la OEA ayer domingo, se procederá a la anulación de las elecciones, la sustitución de las autoridades electorales por la Asamblea Legislativa y la celebración de nuevos comicios, aunque todavía no está claro cuáles serán las acciones que se adoptarán en contra de los perpetradores de la manipulación electoral.

En las conclusiones del referido informe se expresa: “En los 4 elementos revisados (tecnología, cadena de custodia, integridad de las actas y proyecciones estadísticas) se encontraron irregularidades, que varían desde muy graves hasta indicativas. Esto lleva al equipo técnico auditor a cuestionar la integridad de los resultados de la elección del 20 de octubre pasado”.

Entre las conclusiones también se indica: “En el componente informático se descubrieron fallas graves de seguridad en los sistemas tanto TREP como del cómputo final. Además, se descubrió una clara manipulación del sistema TREP que afectó tanto los resultados de dicho sistema, como los del cómputo final. La existencia de 1,575 actas TREP en el cómputo final, corresponde a un aproximado de 350 mil votos. El margen de victoria en primera vuelta es menor a 40 mil votos. Por lo tanto, una irregularidad de estas dimensiones es determinante para el resultado. Por estas razones el equipo auditor no puede validar una victoria en primera vuelta. Las manipulaciones al sistema informático son de tal magnitud que deben ser profundamente investigadas por parte del Estado boliviano para llegar al fondo y deslindar las responsabilidades de este caso grave. La existencia de actas físicas con alteraciones y firmas falsificadas también impacta la integridad del cómputo oficial. De 176 actas analizadas de la muestra que habían sido escrutadas en Argentina, el 38.07 por ciento presentan inconsistencias con el número de ciudadanos que sufragaron. Es decir, las actas reflejan un número mayor de votos que el total en las listas índice”.

Sin duda, este informe de la OEA vino a confirmar el “fraude electoral” perpetrado en Bolivia en función de la reelección presidencial de Evo Morales, quien ha gobernado dicho país durante 14 años. Cabe advertir que Morales fue postulado como candidato a la reelección, a pesar de que la Constitución de Bolivia dispone: “El periodo de mandato de la Presidenta o del Presidente y de la Vicepresidenta o del Vicepresidente del Estado es de 5 años, y pueden ser reelectas o reelectos por una sola vez de manera continua“. En todo caso, el 21 de febrero de 2016 el oficialismo sometió a referendo la siguiente pregunta: “¿Usted está de acuerdo con la reforma del Artículo 168 de la Constitución Política del Estado para que la presidenta o presidente y la vicepresidenta o vicepresidente del Estado puedan ser reelectas o reelectos 2 veces de manera continua?”. La votación mayoritaria fue negativa. Sin embargo, el Tribunal Constitucional, en noviembre de 2017, en fraude de la Constitución, resolvió “declarar la aplicación preferente” de los “derechos políticos” por encima de los artículos de la Constitución que limitan la cantidad de veces que una persona puede ser reelecta, siguiendo el mismo guion que se adoptó en Costa Rica, Nicaragua y Honduras en los casos de Arias (2003), Ortega (2010) y Hernández (2015), respectivamente.

La anulación de las elecciones dentro del orden constitucional es una alternativa a las tradicionales vías de hecho, que reivindica y canaliza la frustración y la protesta ciudadana de cara a la burla de la voluntad popular en las urnas. Al efecto, en la ley no solo debe estar prevista la anulación y repetición de las elecciones, sino que también la sustitución de la autoridad electoral.