Viernes 22 DE Noviembre DE 2019
Opinión

Tema de interés común y tratamiento urgente…

El impacto negativo al sector productivo que genera pasar diariamente horas dentro del tráfico, es importante y preocupante…

Fecha de publicación: 09-11-19
Por: Carlos A. Rodas Minondo

Autoridades que demuestran incompetencia e indiferencia en temas de suma importancia en el día a día de toda una sociedad, llega a límites extremos de intolerancia. Las exigencias para el cumplimiento de los deberes ciudadanos para con el Estado, deben ser congruentes en recibir del Estado de vuelta lo necesario que facilite la actividad económica del sector privado y productivo en un sistema dizque democrático.

En referencia al tránsito en la Ciudad, lugares aledaños y vías de acceso por las carreteras principales, hemos llegado a niveles inaceptables. Sabemos que las ciudades crecen y no necesariamente por desarrollo, menos si ese crecimiento es desordenado y mal planificado, en donde la infraestructura vial básica se quedó estancada hace más de 40 años.

El parque vehicular crece a razón de más de 100 mil vehículos netos que ingresan al año, contando los que salen de circulación. Los chapuces en la infraestructura, (que para eso somos buenos, padres de la mediocridad) en la construcción de pasos a desnivel y obras de funcionarios que pretenden llevarse las palmas para satisfacer sus intereses políticos, resultan ser cuellos de botella que más que beneficiar la circulación la complican aún más.

Estamos hablando de una problemática que como mencionamos, impacta directamente en la productividad de las personas y Empresas en general. Estamos hablando que vivir en las afueras de la ciudad y moverse en un día de trabajo, implica más de cuatro horas diarias mínimo perdidas en la movilización, esto si no ocurre un accidente lo cual suma mucho más tiempo.

Es un desgaste físico y mental, alto gasto en gasolina y mantenimiento del vehículo, lo cual impacta en las horas productivas de trabajo. Los factores que ocasionan el tráfico son varios, además de infraestructura vial obsoleta, transporte ineficiente e inseguro, falta de ordenamiento en horarios, mala educación vial, irrespeto, mala calidad mecánica y falta de mantenimiento de los vehículos, e incapacidad e ineptitud de muchos en el manejo vehicular.

Las Autoridades respectivas competentes, son los responsables en dar las soluciones en gran parte de estos factores.

La infraestructura vial debe renovarse por fases en un proyecto que lleve un proceso de corto, mediano y largo plazo, con soluciones de ingresos y accesos a la ciudad por vías alternas, Periférico Metropolitano, para descongestionar la ciudad. (Pero si nunca se empieza ningún anteproyecto por falta de voluntad política, malos manejos y demás, el problema se acrecienta cada día, hasta llegar en corto plazo al colapso total).

El transporte, es función del Estado trabajar en un proyecto para implementar un transporte eficiente, seguro y de acceso a las mayorías. Existen muchas firmas internacionales que están dispuestas a invertir en ello, simplemente obteniendo beneficios fiscales y con una recuperación de inversión segura a largo plazo, pero claro, Autoridades que solo ven sus oscuros intereses, nunca acceden por la falta de interés al bien común y falta de voluntad política.

El ordenamiento que corresponde a la PMT, se debería de definir, establecer y hacer que se respete. Horarios para el tránsito y transporte pesado, modificar horarios de colegios y/o hacer que los niños tengan que viajar en bus, o carpool en condominios en las ciudades, son tareas tanto de las Autoridades como de las personas que debiéramos de establecer comités de planificación en las áreas donde vivimos.

La ineptitud e incapacidad en el manejo vehicular, se puede minimizar, si las Autoridades y PMT realizaran un control regular de los pilotos en la entrega de licencias con capacitación integral en el manejo vehicular y educación vial. Es cuestión de definirlo y establecerlo y hacer que se cumpla la ley.

Desafortunadamente, volvemos a los temas de siempre, la clase política en el Estado y sus malas prácticas, robo, despilfarro, e intereses particulares y la falta total de voluntad en el desarrollo del país, son los atenuantes del eterno atraso en todo aspecto, y que debemos sufrir todos los habitantes del país…