Viernes 22 DE Noviembre DE 2019
Opinión

El sencillo papel de los grandes

elPeriódico ha cumplido 23 años y ha sido posible por los esfuerzos y sacrificios de ese hombre, sencillo y grande, llamado Jose Rubén Zamora Marroquín.

Fecha de publicación: 07-11-19
Por: Miguel Ángel Albizures

Hace ya treinta y un años que decidí regresar definitivamente a mi país, y juré jamás volver a salir al exilio pasara lo que pasara, no sabía qué hacer, la familia dispersa, los amigos escasos, las posibilidades de trabajo casi nulas, la seguridad personal y de mi familia en peligro, la situación económica precaria, etcétera… me movía en buses de una organización a otra, tratando de contribuir con las organizaciones sindicales dando cursos de formación y editando, junto con otros, un pequeño boletín informativo y de análisis de la situación de la clase trabajadora. Especialmente encontré el apoyo de los dirigentes del Sindicato de Trabajadores de la Educación de Guatemala que me dieron protección y abrigo y me acompañaron por diversos lugares.

En ese trajinar, encontré a un periodista, sencillo y grande que me tendió la mano, que no le importaron las acusaciones infundadas que se vertían sobre mí, ni el qué dirían los oligarcas, los militares o el gobierno de turno, que siempre andaban viendo micos aparejados y consideraban subversivos a todo aquel que planteara las injusticias sociales o que luchara por la transformación del sistema y de un Estado que mantenían, y mantienen a su servicio. En esos tiempos, en 1990, surgía un nuevo periódico, llamado Siglo XXI que ponía en práctica el periodismo investigativo y denunciante, el medio que sacaba a luz los trapos sucios de funcionarios y que a la vez orientaba a la población a no guardar silencio.

Empezó a ser la voz de los sin voz y el medio en que muchos empezamos a expresar lo que pensábamos sin restricciones de ninguna clase. En medio de ello, estaba Jose Rubén Zamora y un grupo de valientes periodistas que hacían posible su edición y circulación. Ahí empezamos a escribir una columna hasta el año de 1996, cuando el selecto grupo que lo hacía posible renunció y ese hombre, sencillo y grande, se dio a la tarea de construir otro medio alternativo que vio la luz un 6 de noviembre de 1996 para empezar a ser un dolor de cabeza para las mafias incrustadas en las instituciones del Estado y, porqué no decirlo, para los políticos de turno y no pocos oligarcas y militares que lo miraban de reojo y le ponían el dedo encima.

elPeriódico ha cumplido 23 años y ha sido posible por los esfuerzos y sacrificios de ese hombre, sencillo y grande, llamado Jose Rubén Zamora Marroquín, que ha batallado contra viento y marea por mantenerlo a flote, quién sabe cuánto más aguante, pero su paso por estos dos medios y especialmente por elPeriódico ha sido determinante para que el pueblo conozca la verdad y pueda levantar las banderas de la dignidad, señalando a quienes han hecho de los recursos del estado su botín, varios de ellos hoy en la cárcel o con las barbas en remojo por las acertadas investigaciones de un equipo audaz y valiente, al servicio del pueblo.

Hoy quiero enviar un abrazo a Jose Rubén, pero también a cada uno de los trabajadores que hacen posible la existencia de este medio de comunicación denunciante, pues gracias a ellos, hemos podido expresar nuestras opiniones del acontecer nacional desde hace 23 años, cuando Jose Rubén nos abrió las páginas de elPeriódico que esperamos pueda continuar llevando al pueblo los análisis, investigaciones y denuncias que han hecho historia.