Lunes 11 DE Noviembre DE 2019
Opinión

Las compras al “revés” pueden sacarnos adelante como país

Uno de nuestros mayores problemas es el mal uso de los recursos y la tecnología nos puede ayudar a resolverlos

Fecha de publicación: 23-10-19
Por: Rodolfo Neutze

Todo economista que tenga, aunque sea un poco de conocimiento macroeconómico, nos dice que Guatemala tiene uno de los gastos de funcionamiento de su Estado en comparación al PIB más bajos a nivel mundial.

Según estimaciones ronda alrededor del doce por ciento del PIB lo que nos gastamos en nuestra institucionalidad. Por eso es por lo que el Estado está tan visiblemente ausente en el interior de la república, pese a que a muchos nos parece excesivo el gasto en funcionarios públicos. Nuestra pobreza está directamente relacionada con esa poca inversión en institucionalidad que existe.

Pero también los agentes internacionales nos sugieren que, para salir adelante, esa institucionalidad del Estado NO se puede lograr endeudándonos. Por lo mismo nos piden que por lo menos paguemos impuestos que superen el quince por ciento del PIB para que no solo estemos lo más parejos posibles si no que logremos el crecimiento necesario para empezar a disminuir las desigualdades que nos agobian.

Todos aquellos que pagamos impuestos, que de una u otra manera somos la mayoría (IVA todos, ISR algunos), consideramos que la calidad del gasto es mala. Sabemos que se necesita mejorar el Estado, quisiéramos mejores servicios, pero no estamos dispuestos a pagar más hasta no ver resultados diferentes.

Tuve la oportunidad de presenciar a un amigo que compitió en una “subasta inversa” lo que yo he llamado compra al revés. Simplemente se trata de que el comprador ejerce su presión para que los vendedores compitan por su negocio. Fue algo parecido a esta idea la que dio lugar a que surgiera Guatecompras.

Pero vemos con preocupación que por falta de voluntad y/o abuso de las reglas por parte de algunas instituciones no hemos podido ver los resultados deseados. La tecnología ha avanzado enormemente desde que se fundó Guatecompras y por lo que me tocó presenciar, el Estado de Guatemala pudiera fácilmente ahorrarse miles de millones de quetzales en la compra de sus insumos, garantizando calidad y surtido.

NO me refiero únicamente a insumos como gasolina, teléfonos y papelería, si no enormes ahorros en medicinas, comida, carreteras, etcétera, bienes que son escasos y que impactan directamente en los más pobres.

NO hace falta invertir millones en desarrollar la plataforma ya que hoy existen compañías de renombre que compiten por precisamente dar este servicio de subasta inversa. Debemos confiar y pedir que el Presidente Electo y su ministro de Finanzas designado puedan implementar en los primeros meses de su gobierno mecanismos que permitan no solo ahorrar fondos públicos, si no mejor aún, mandar la señal tan esperada que el dinero público es sagrado y que Guatemala va a cambiar sin necesidad de que todos paguemos más impuestos si no aprovechando los que ya tenemos.