Jueves 14 DE Noviembre DE 2019
Opinión

Lluvia que bloquea

No se puede bloquear el porvenir de la mayoría.

Fecha de publicación: 17-10-19
Por: Méndez Vides

La lluvia persistente, que se extraña si no llega, pero asusta si no se va, es una metáfora del desafío chapín, porque lo considerado bueno puede ser destructivo si se torna necio.

La lluvia perjudicial en la política nacional reside en la oposición a que avancen los proyectos positivos porque existen dudas o se piensa mal anticipadamente, o en efecto se descubre que podría existir espacio para oscuros beneficios de particulares, pero tal conciencia no debiera de cegarnos ni impedir la eficiencia, ni interrumpir proyectos, porque entonces pierde toda la sociedad.

La manera de acabar con la corrupción está en elevar la eficiencia, en hacer y verificar sin pausa, porque impedir la acción es morir.

El sistema nacional, tan herido por experiencias comprobadas, se vacuna con bloqueos, porque todo cuesta tiempo, que es vida. Hasta resolver una necesidad urgente, como levantar un puente o un muro, o estratégico, como emprender, tiene que pasar por tantos filtros, sellitos y escritos burocráticos, que interrumpen el avance, y lo único que crece es la maquinaria oxidada que no permite que el cuerpo se mueva.

Quienes se meten a la política afrontan el desafío de pelear contra viento y marea contra un sistema paralelo negativo e interesado en corromper, porque hay que pasar por su dimensión para que se suceda como cuentagotas el progreso.
La población debería de exigir que el Estado se dedique a estimular la producción, a construir, a inventar, a crecer, y castigar en el camino a quienes transgredan el bien común, pero sin interrumpir el avance. Porque si se persiste en bloquear el futuro, como lluvia que nos encierra en las casas a esperar el desplome y las telarañas, perderemos más territorio, como Belice y Chiapas, o gente en una nueva etapa, porque estamos expulsando migrantes que van a colectar remesas.

Guatemala es un país con grandes cualidades e inmensos recursos naturales, que dispone de una población luchadora que con la guía apropiada podría romper con el negativismo para remontar con grandes hazañas, elevando el nivel de vida con tal rapidez que nadie quisiera marcharse y desearían regresar a casa beliceños y chiapanecos. Pero eso solo se logrará rompiendo con el pobre esquema de bloquear a los demás de oficio, y nos dediquemos a emprender. Los que abusan caerán por su peso, pero no se puede bloquear el porvenir de la mayoría.