Martes 11 DE Agosto DE 2020
Opinión

Franco retroceso

Fecha de publicación: 15-10-19
Por: Jose Rubén Zamora

En Guatemala, desde tiempos inmemoriales, los abusos y excesos de poder, se han visto exacerbados debido a la ausencia en nuestro sistema político de mecanismos de rendición de cuentas, de controles, balances y contrapesos institucionales, que permitan fiscalizar, perseguir y castigar las acciones abusivas del Estado y sus instituciones, de sus dignatarios y funcionarios, de contratistas, proveedores, líderes sindicales extorsionistas y de los poderes fácticos y criminales, como suele suceder en los países decentes y civilizados.

La ausencia de mecanismos de rendición y control de cuentas ha vuelto voraz, rapaz, insaciable, galopante e incesante la corrupción y la impunidad un fenómeno perenne, habitual e ininterrumpido.

En medio de este dramático contexto, ha sido alentador observar los avances significativos del Ministerio Público en la última década, no obstante la Contraloría de Cuentas de la Nación ha seguido en manos criminales y mafiosas.

La respuesta a nuestras taras ancestrales –la corrupción y la impunidad institucionalizadas y perennes– más bien es la independencia política y sobre todo financiera y presupuestal del Ministerio Público y de la Contraloría de Cuentas.

Sin embargo, de manera insólita, en un franco retroceso, en una clara regresión, la bancada de la UNE, con cinismo y desvergüenza busca someter y atar de manos al Ministerio Público al pestilente Congreso, al Ejecutivo y a las mafias criminales para blindar la corrupción con un grueso, pero cómodo manto de impunidad.

El planteamiento de la UNE sin duda debe estar apalabrado con el ‘Pacto de Corruptos’ y bendecido por el sofisticado sindicato criminal que ejerce el monopolio del poder en el país, conformado por las mafias que ejercen el control de las aduanas de puertos, aeropuertos y fronteras, en alianza con el cleptodictador de turno, los carteles del narcotráfico, muchos de los contratistas y proveedores y sindicatos del Estado.

Todos debemos de salir en defensa de la independencia política del Ministerio Público y pelear sin descanso por su independencia financiera y presupuestal.
En otro caso, Guatemala terminó de irse por una repugnante y asquerosa cloaca sin fondo conocido.