Martes 15 DE Octubre DE 2019
Opinión

Presidente y diputados en sintonía

Esperaban que el Procurador pasara a formar parte del pacto de corruptos y no cumpliera las funciones que le asigna la Constitución.

Fecha de publicación: 10-10-19
Por: Miguel Ángel Albizures

 

El actual Procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas, se ha ganado el ataque constante del presidente Jimmy Morales porque no se ha plegado a lo que él quiere, el silencio cómplice frente a los hechos de violación de los derechos humanos y de las acciones de funcionarios violatorias a la Constitución de la República que él ha denunciado. Esperaban que el procurador pasara a formar parte del pacto de corruptos y no cumpliera las funciones que le asigna la Constitución.

Por su parte, los diputados encabezados por Juan Manuel Giordano se dieron a la tarea de recabar firmas para solicitar a la Comisión de Derechos Humanos del Congreso que pidiera al pleno la destitución porque según ellos solo acciona a favor de sus amigos y no del sector privado, lo cual representa no solo una acusación falsa sino un desconocimiento total de sus funciones, pero se entiende, pues la mayor parte de los diputados firmantes tienen la cola machucada y, antes de finalizar su periodo y ser sometidos a juicio cuando pierdan su inmunidad, quieren aprovechar para destituir a quien ellos eligieron, desacreditarlo y deslegitimar sus acciones. Incluso, el diputado Giordano, presentó una acción penal contra él, aduciendo que ha cometido abusos de autoridad, injuria y difamación y se niega a reconocer que dentro de sus funciones está, investigar y denunciar comportamientos administrativos lesivos a los intereses de las personas y toda clase de denuncias que le sean planteadas por cualquier persona sobre violaciones a los derechos humanos.

Lo que en el fondo de sus actitudes está, es la defensa que el PDH, hizo de la CICIG y de Iván Velásquez, así como el respaldo que ha tenido de la comunidad internacional y de diversas organizaciones sociales y de derechos humanos que reconocen la labor que ha realizado y la independencia y no sumisión al presidente, a los diputados y a los poderes fácticos que imponen las políticas de gobierno. Ahora han de estar tramando cómo pasar por sobre la decisión de la Corte de Constitucionalidad que resolvió el amparo presentado por el Procurador para que finanzas le asigne los recursos para su funcionamiento, pues con ello pretendían paralizar la acción de la Procuraduría. Por todo ello no es de extrañar que también, pasando por sobre las decisiones de los magistrados de la CC y de lo señalado por el Ministerio Público, sigan adelante con la comisión de investigaciones de lo que hizo la CICIG y quieran escuchar testigos previamente seleccionados y adoctrinados para tratar de invalidar procesos ya iniciados o por iniciarse en contra de los miembros de organizaciones criminales. Les queda poco tiempo a diputados y funcionarios para lograr fines espurios y ojalá los procesos que hay contra ellos por actos ilícitos, tengan continuidad, pues con ello se demostrará el tipo de lacras que nos han gobernado o han legislado contra los intereses del pueblo.