Martes 15 DE Octubre DE 2019
Opinión

Al finalizar el ciclo escolar

Los errores y omisiones en el sistema educativo se ven reflejados en menores oportunidades laborales y académicas para miles de jóvenes.

Fecha de publicación: 10-10-19
Por: Verónica Spross de Rivera

 

Nos encontramos en las últimas dos semanas de clases. Las escuelas e institutos deberían concluir las clases el 25 de octubre, según se estipuló en el calendario escolar de este año. Algunos de los logros señalados es el cumplimiento de los 180 días de clase, la alimentación escolar más completa que se brindó este año, así como la entrega de libros de texto en algunos grados y la mejora de 3 mil centros educativos que fueron remozados a finales de 2018.

El monitoreo de días de clase independiente señala que, según la muestra evaluada, en muchos centros educativos se han cumplido bastante bien los 180 días de clase, pero no en todos. Hay escuelas en algunos departamentos del país que van a estar más cerca de los 170 días, sin posibilidad de llegar al objetivo. Sin embargo, todavía se pierden valiosos días de clase por actividades ajenas al proceso de desarrollo de competencias y destrezas por parte de los estudiantes, como por ejemplo reuniones de docentes que se realizan en horario escolar o todavía existen escuelas rurales lejanas donde el maestro llega lunes y viaja viernes de vuelta a su casa. Además, el tiempo en el aula no siempre se utiliza para actividades de aprendizaje significativo, aún se pierden minutos valiosos cada día en tareas intrascendentes o clases que no generan valor. Por supuesto que hay excepciones y se encuentran escuelas y equipos docentes muy comprometidos con sus estudiantes, dando tiempo extra para apoyar a los niños o niñas que no han alcanzado las competencias para el grado en que se encuentran.

Entre lo positivo a mencionar está el desarrollo de ferias científicas que se realizan en los distintos municipios, con participación de los estudiantes. También destacan los gobiernos escolares y su participación activa en los centros educativos que contribuye a mejorar el ambiente para que sea más propicio para el aprendizaje, así como los maestros que completaron sus estudios universitarios, avanzando en la dirección de la profesionalización docente. Actualmente hay un porcentaje mayor de maestros que cuenta con estudios a nivel superior que hace 20 años.

Aunque se comenzó un nuevo sistema de supervisión escolar llamado SINAE, que consiste en brindar acompañamiento pedagógico y de gestión a las escuelas, aún no se pueden evaluar sus resultados pues es incipiente su implementación y no ha llegado a todos los municipios. Ha tomado cerca de una década lograr que el acompañamiento escolar sea realidad, debido a restricciones de recursos humanos y financieras. A pesar de su importancia no se ha priorizado su financiamiento.

Quienes merecen un aplauso son los padres de familia que con grandes sacrificios han logrado que sus hijos estudien, les han comprado útiles, uniformes y zapatos. Lo menos que esperan es que se haya incumplido la meta de aprendizaje para sus hijos, y es allí donde pueden quedar frustrados por las deficiencias. Algunos estudiantes concluirán el sexto grado y estarán pensando si continúan en la secundaria. La transición de primaria a secundaria requiere atención y procesos de apoyo, ya que los jóvenes que continuarán estudiando no siempre están preparados para el nivel medio.

Los directores que han liderado una buena gestión pueden sentirse contentos; es momento de reflexionar si el centro educativo está cumpliendo con su misión de educar y formar bien a los estudiantes. Los errores y omisiones en el sistema educativo se ven reflejados en menores oportunidades laborales y académicas para miles de jóvenes. En cambio, una educación de calidad que desarrolle las competencias del siglo 21 puede transformarles la vida. El mes de noviembre se concibe como un espacio para cursos de vacaciones y para la formación docente, es allí donde se puede reflexionar y tomar decisiones para mejorar las prácticas y estrategias en el aula.