Martes 15 DE Octubre DE 2019
Opinión

¿Quién le teme al MLP?

Le teme la oligarquía financiera; por eso le niega una cuenta bancaria.

Fecha de publicación: 09-10-19
Por: Mario Roberto Morales

Casi todos los bancos que el Tribunal Supremo Electoral le asignó al Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP) a fin de que reciba la llamada “deuda política”, se han negado a abrirle una cuenta a este partido, sin dar explicaciones. Sólo les responden a los militantes que “este banco no les abrirá ninguna cuenta”, y punto. Si durante la campaña electoral nadie vio anuncio alguno del MLP en los medios masivos, ahora, por lo que se ve, el partido deberá seguir trabajando con sus propios medios –tres quetzales al mes por cada militante– a lo largo de los próximos cuatro años.

Se comprende que la oligarquía financiera le tenga miedo al inédito fenómeno CODECA-MLP, pero si estas organizaciones campesinas están jugando el juego de la democracia burguesa observando la ley burguesa, lo menos que esta legalidad puede hacer es respetarse a sí misma y jugar con un oponente que acepta las reglas que se le imponen. Por esto, los bancos de la oligarquía financiera deberían abrirles cuentas a todos los partidos, sin excepción. ¿Por qué tanto miedo?

Claro que a CODECA-MLP no lo asusta el no contar con la “deuda política” que se le asignó ni tampoco el boicot de los oligarcas de las finanzas locales, tan sospechosas como leoninas a la hora de hacerle préstamos al pequeño y mediano empresariado, al cual asfixian con sus tasas de interés impagables para impedir un desarrollo capitalista fuera de los cauces del monopolismo oligárquico, el cual no rebasa la veintena de familias. Y así como se las arregló para quedar en cuarto lugar en las elecciones pasadas, en las que le habría tocado uno más alto si no hubiera habido fraude, igual se las arreglará para hacer crecer la organización social formando cuadros a fin de que cada militante de CODECA sea en efecto un voto para el MLP, y que no ocurra que la militancia de CODECA tenga lealtad a la organización social pero no a su instrumento político y vote por quienes compran sus lealtades con prebendas.

Para lograr esto hace falta una intensa formación política de clase en las bases, mediante cuadros multiplicadores de la toma de conciencia clasista y de la mística militante por una causa justa. También hace falta cuidarse de la cooperación internacional. Porque el bloqueo de la oligarquía financiera al acceso a la “deuda política” pretende también forzar a CODECA-MLP a caer en brazos del oenegismo culturalista políticamente correcto, lo cual convertiría a este inédito fenómeno en un “colectivo” más de esos que proliferan en la rosada “izquierda” sorosista “unitaria”. Ojo pues con los oligarcas, pero también con estos zopilotes pink que ya revolotean para engullir lo que empiezan a ver como una presa moribunda por falta de financiamiento. La victoria popular pasa por el sacrificio. No por el oportunismo.

www.mariorobertomorales.info