Miércoles 30 DE Septiembre DE 2020
Opinión

Meta de país

Si seguimos haciendo lo mismo, jamás vamos a lograr cambiar.

Fecha de publicación: 20-09-19
Por: Luis Pedro Sánchez Osorio

 

El mes de julio de 2019 estuvo lleno de eventos importantes. Mientras Guatemala se preocupaba de quién sería su próximo presidente, o si el actual estaba comprando aviones, o si se capturaba a Thelma en el extranjero, el resto del mundo celebra los 50 años de un evento que cambió a la humanidad. El 50 aniversario de la misión del Apolo 11, donde por primera vez, el hombre puso un pie en la superficie de la Luna. Pero no todo es negativo en Guatemala. En ese mismo mes también tuvimos eventos importantes como Filgua, un par de conciertos, y el cumpleaños de amistades que valen la pena.

Si bien llegar a la Luna fue clave para el desarrollo tecnológico global, creo que lo más importante es cómo llegó a ser un proyecto de país. Ciertamente el mundo de los años sesenta tenía otras situaciones complicadas. En medio de la Guerra Fría, Estados Unidos tenía que hacer algo diferente para demostrar su fortaleza tecnológica y militar. Ya que la Unión Soviética había logrado colocar a un hombre (Yuri Gagarin) en órbita, en 1961, lo cual era un salto tecnológico muy importante y una amenaza de rezago en la carrera al espacio para los Estados Unidos.

La decisión de buscar liderazgo mundial en ciencia y tecnología fue adoptada por el gobierno a finales de 1961. Le tocó al presidente Kennedy asumir este reto y lo resume en su famoso discurso del 12 de septiembre de 1962 en la Universidad de Rice en Houston. Lo que me parece fabuloso es que se definen objetivos claros: ganar la carrera de la exploración del espacio, llegar a la Luna, desarrollar tecnología e investigación, y ganarle a la Unión Soviética. También describe cómo lo van a lograr, asegura que gozará de la asignación del presupuesto necesaria, y define una fecha límite para lograrlo. Escuchar este discurso hasta me pone eriza la piel y ni siquiera soy gringo. Búsquenlo en YouTube.

Parafraseando lo que más me impacta de sus palabras:
… Nos encontramos en una universidad conocida por la sabiduría, en una ciudad conocida por su progreso, en un Estado conocido por su fortaleza, y tenemos la necesidad de los tres, nos encontramos en una hora de cambio y reto, en una década de esperanza y miedo, en una era de sabiduría e ignorancia…

… así que no sorprende que algunos prefieren que nos quedemos como estamos más tiempo para descansar. Pero esta ciudad de Houston, este Estado de Texas, este país de los Estados Unidos no fue construido por esos que esperaron y descansaron viendo hacia atrás. Este país fue conquistado por esos que se movieron hacia adelante…y así, el espacio…

… William Bradford, en el año 1630, hablando del establecimiento de la Colonia Plymouth Bay, dijo que todas las grandes y honorables acciones están acompañadas de grandes dificultades, y ambas tienen que ser enfrentadas y superadas con el debido coraje…

… Si este capítulo de nuestra historia nos enseña algo, es que el hombre, en su búsqueda de más sabiduría y progreso, tiene la tenacidad de alcanzarla y no puede ser disuadido. La exploración del espacio seguirá, si nos metemos o no, y es una de las grandes aventuras de todos los tiempos, y ninguna nación, que anhela ser la líder de otras naciones, puede esperar quedarse rezagada en la carrera al espacio…

… Esos hombres del pasado se aseguraron de que este país se montara en las primeras olas de las revoluciones industriales, las primeras olas de las invenciones modernas, y la primera ola de energía nuclear, y esta generación no tiene intenciones de colapsar en las repercusiones de la nueva era del espacio. Nosotros seremos parte de ella. Nosotros la vamos a liderar…

… la promesa de esta nación solo se puede cumplir si somos los primeros; por lo tanto, nuestra intención es que seamos los primeros…

… nuestro liderazgo en ciencia e industria, nuestra esperanza de paz y seguridad, nuestra obligación hacia nosotros y hacia los demás, nos requiere que hagamos este esfuerzo para solucionar estos misterios, solucionarlos por el bien de la humanidad, y alcanzar liderazgo mundial como una nación de progreso espacial…

… escogemos ir a la Luna en esta década y hacer otras cosas, no porque sean fáciles, sino porque son difíciles de lograr….

Estas palabras le pueden dar escalofríos a cualquiera y generan un sentimiento especial de patriotismo que tanto le hace falta al guatemalteco. El gobierno federal de los Estados Unidos colocó el programa Apolo como una de sus prioridades y logró alcanzar la meta casi siete años después del anuncio del presidente Kennedy. También es interesante que después de esta ardua carrera y Guerra Fría, la Unión Soviética ya no existe como tal, y los rusos ahora son uno de los más importantes aliados en la exploración e investigación del espacio con los gringos.

La ejecución de la misión del Apolo 11 fue relativamente rápida. Según la página de la NASA, el equipo de tres astronautas, liderado por Neil Armstrong, estaba en la cabina del cohete Saturno V, listos para el despegue el 16 de julio de 1969 a las 9:32 a. m. Doce minutos después estaban en la órbita de la Tierra. Después de un giro y medio, y siguiendo instrucciones de la base (“Trans lunar Injection”), se lanzan hacia la órbita de la Luna. Tres días después alcanzan la órbita de la Luna (19 de julio de 1969). Al siguiente día (20 de julio 1969), Armstrong y Aldrin se montan al módulo lunar (Eagle) e inician descenso, mientras Collins se queda orbitando en el módulo de comando (Columbia). Después de ciertas dificultades, tocan la superficie de la Luna a las 4:18 p. m. Finalmente, Armstrong sale del módulo lunar y pone el primer pie en la Luna a las 10:56 p. m. del 20 de julio de 1969. Todos sabemos la frase famosa de Armstrong: este es un pequeño paso para el hombre, un brinco gigante para la humanidad (“that’s one small step for a man, one giant leap for mankind”). Y luego bajó el segundo astronauta, Aldrin, quien describió la superficie de la Luna como: desolación magnífica (“magnificent desolation”). Estuvieron dos horas explorando y tomando fotografías.

Dejaron atrás: una bandera de su país, un parche en memoria de los astronautas caídos del Apolo 1, y una placa que decía: aquí, pusieron pie, por primera vez, hombres del planeta Tierra en julio 1969 A.D. Venimos en paz para toda la humanidad. El 24 de julio de 1969, la cabina con los astronautas cayó en el mar cerca de la costa de Hawái, culminando la meta trazada de llegar a la Luna y regresar a la Tierra sin consecuencias. Hubo más misiones a la Luna en los siguientes tres años y medio. Otros diez astronautas también llegaron. El último fue Gene Cernan, quien comandó la última misión del Apolo. Al final, tenemos que ponernos objetivos claros de país, entusiasmar a que todos, o la mayoría, trabaje hacia lograr estas metas, que se le asignen los recursos necesarios, que se legisle apropiadamente y se tenga la certeza jurídica. Si seguimos haciendo lo mismo, jamás vamos a lograr cambiar.