Domingo 5 DE Abril DE 2020
Opinión

Más de lo mismo con el futuro gobierno

No esperemos cambios estructurales para combatir el hambre y la miseria que siguen provocando la migración de miles de guatemaltecos.

Fecha de publicación: 19-09-19
Por: Miguel Ángel Albizures

 

Varias de las últimas decisiones del presidente Jimmy Morales, pareciera que son de común acuerdo con el presidente electo Giammattei para que él no tenga que entrar a tomar decisiones que provoquen animadversión de la población, pues hasta el momento no hay un rechazo contundente a esas acciones que comprometen el futuro de la nación, que aíslan más a Guatemala del contexto internacional o que ponen en peligro la seguridad de los habitantes de 22 municipios, de los seis departamentos en donde impera el estado de sitio.

Giammattei, ha estado íntimamente relacionado con los militares retirados y en activo que están atrás del presidente actual, por eso, aunque se manifieste contra la corrupción, está plenamente de acuerdo con el retiro de la CICIG y la deslegitimación de Iván Velásquez, lo cual representa, ni más ni menos un espaldarazo al pacto de corruptos y su compromiso de no tocar estructuras criminales que tienen atado al Estado, pues está en la onda de crear una comisión interna, posiblemente compuesta con elementos que hagan caso omiso de las denuncias de corrupción en contra de los cercanos colaboradores del régimen actual y del futuro gobierno. Giammattei, no será más que un fiel servidor de los que han estado atrás del trono: La oligarquía, los militares fascistas y el crimen
organizado en sus diversas expresiones.

Lo cierto es que vamos en franco retroceso, y en los cuatro meses que le quedan al gobierno y a los diputados, pueden suceder muchas cosas que lleven al país a las funestas décadas anteriores, pues no sabemos aún cómo quedará integrada la Corte Suprema de Justicia, ni las Salas de Apelaciones en donde por lo visto, se están jugando una serie de intereses para que los magistrados que se elijan, respondan a los intereses del pacto de corruptos, ojalá y esto no suceda, pues le arrancarían la venda a la justicia e iniciaría el próximo gobierno con la mesa limpia de honorables, e implementando políticas lesivas a los intereses del país y restringiendo elementales derechos ciudadanos. Su posición en relación al estado de sitio es clara, según él, “el Estado debe actuar para detener los brotes de subversión” y para ellos, cualquier protesta o petición tiene signos insurreccionales, por eso se asesina líderes comunitarios. Según el Procurador de los Derechos Humanos –a quien ataca Jimmy– y Amnistía Internacional, cada dos semanas matan a un activista. El 28 de agosto fue asesinado Marvin Yovani Ramos, que realizaba trabajo sobre el desarrollo sostenible, a principios de septiembre fue asesinada en Suchitepéquez, la maestra y defensora de bienes naturales, Diana Isabel Hernández y el 14 de septiembre, a Paulina Cruz, su esposo quedó gravemente herido, el hecho fue en Rabinal, Baja Verapaz. El presidente está terminando su período, con broche de oro para los corruptos y criminales y sabe que en el próximo gobierno, se consolida el retroceso y posiblemente el estado de sitio sea en todo el país. No esperemos cambios estructurales para combatir el hambre y la miseria que siguen provocando la migración de miles de guatemaltecos y el suicidio de jóvenes que saben que en este país, donde decide la oligarquía y los militares más represivos, no tienen futuro.