Lunes 14 DE Octubre DE 2019
Opinión

Parlacen

El rincón de Casandra

Fecha de publicación: 18-09-19
Por: Jacques Seidner

Sin propuestas ni soluciones viables ni definitivas, el Parlamento Centroamericano ha sido objeto de críticas severas durante la reciente campaña electoral. Aun ya resuelta la segunda vuelta, el Presidente electo ha puesto en duda la eficacia de dicho órgano parlamentario: “modificarse, ser útil o desaparecer”, ha asegurado.

¿Pero qué es y porque el Parlacen?

Se dice ser una institución política consagrada a la integración de los países de Centroamérica. Desde su fundación con 5 países del Istmo, se han unido al proyecto República Dominicana y Panamá. Aunque Costa Rica vía su Viceministro Juan Manuel Dengo firmó el tratado oportunamente, nunca envió diputados al Parlacen.

El origen del Parlacen tuvo lugar en 1986. Tiene como objetivo regional facilitar con otros instrumentos de ODECA la integración centroamericana en un sistema democrático y pluralista. En realidad este organismo multinacional ideado por un político con una firme convicción centroamericanista, el ex vicepresidente Roberto Carpio Nicolle, nació de una buena intención pero se desvirtuó en el camino. Veamos algunos aspectos que llevan a las críticas generalizadas del Parlacen.

La más escuchada y causa de impopularidad –sobre todo en Guatemala–, es la pertenencia automática como diputados –y por consiguiente con inmunidad parlamentaria– de los Presidentes y Vicepresidentes salientes de los diversos países que conforman el Parlacen, excepto Panamá que se la niega a sus exmandatarios-diputados. Dicho privilegio es juzgado por las mayorías,
improcedente, inadmisible e inadecuado.

Otra crítica habitual va en contra de cierto mundo político que busca abusivamente colocar en el Parlacen a familiares y/o compensar vía diputaciones deudas o favores político-administrativos recibidos o por recibirse. Aunque todo ello es importante, no es la deficiencia mayor del Parlacen en cuanto a su eficacia. Lo que sí lo es, es su total dependencia al Sistema de Integración Centroamericano, ya que las recomendaciones que pudieran idearse en el parlamento –aunque estas fueren oportunas– no son vinculantes, por lo cual suelen terminar en el armario de los recuerdos del SICA. Posiblemente la creación del Parlacen se inspiró en el Parlamento Europeo. De ello la única similitud es la elección de los diputados al sufragio universal directo. El Parlamento Europeo forma parte de un organismo sumamente complejo que tiene entre otras importantes, la función de elegir al Presidente (ejecutivo máximo) de la Comisión Europea –lo que le da poder y peso a dicho cuerpo legislativo. Por el contrario, el Parlacen sigue buscando el camino de una lejana Integración Centroamericana. Sin embargo mientras que el Tratado y los instrumentos ad hoc subsistan es obligación seguir intentándolo. Es de esperar que la legislatura por venir sepa promover –apoyada por los Jefes de Estado relacionados– las acciones indispensables para lograr un Parlacen respetado, robusto y sobre todo eficaz en su misión.