Miércoles 18 DE Septiembre DE 2019
Opinión

El espectáculo de Baldetti

“Los reflectores solo apuntan hacia lo que se pueda destrozar”.

Fecha de publicación: 12-09-19
Por: Méndez Vides

 

La costumbre del circo romano se mantiene viva en medio de tanta “corrección política”, porque ahora hay tacto para todo, mucho cuidado de no herir susceptibilidades, tolerancia con los extremismos, pero evidentemente estamos cerrados a la aprobación de gestiones correctas por aburridas, porque se prefiere el escándalo y la burla. El pueblo pide distracción, farándula, chisme de quienes tienen riqueza y poder. Se lanza a famosos a la plaza del Coliseo para presenciar desde la seguridad de las redes sociales el instante preciso cuando los leones les arrancan la cabeza y corre la sangre.

Un personaje ejemplar, construido y destruido para el solaz público, es Roxana Baldetti, quien subió como espuma en la aprobación pública, se convirtió en modelo de mujer emprendedora, levantó salones de belleza, alcanzó nombre en la política como promotora de transparencia desde el Congreso, y llegó a la Vicepresidencia de Guatemala en un proceso singular que la hizo muy popular, y ya en los primeros días de su gobierno andaba escribiendo sus memorias, porque de un hogar sencillo había pasado a tener mansiones, vehículos de lujo, escolta de guardaespaldas, y la multitud se arrodillaba a su paso, le besaban la mano siguiendo la tradición nacional de adoración al poder, aunque al darse la vuelta se la juzgara.

La leyenda creció, hasta se decía que en su avión privado mandó a fundir de oro los descansabrazos del asiento-trono. La imaginación de la masa la convirtió en reina tropical, prueba de que se podía alcanzar riqueza rápidamente, utilizando habilidad y fondos públicos para su engrandecimiento. Mientras iba cayendo embriagada en la trampa de los halagos y comodidad, porque se creyó invencible.

También creció la popularidad de sus hijos, muchachos jóvenes de gusto exquisito, seguidos por la farándula en discotecas de Miami, siendo virales sus paseos por las playas de Brasil o en parajes exóticos extremos. Ellos fueron figura mientras despertaban morbo, y se acabaron cuando la madre cayó en desgracia. Gradualmente, los escandalosos se sumieron en las sombras de la discreción. Al circo le interesa las luces de Las Vegas, no generar pena.

La vida pública nacional es contradictoria, porque los reflectores apuntan hacia lo que se puede destrozar, cuando la valentía se confunde con desenmascarar e insultar, porque poner el dedo en lo mundano tranquiliza el ánimo de la gente que tiene que pagar deudas y cuentas, porque quizá sienten algún alivio cuando se derrumban sus propias construcciones.