Martes 17 DE Septiembre DE 2019
Opinión

La ciudad del Portal de “El Señor” (IV parte)

Las fotos históricas de la ciudad derrumbada eran de la colección de Don Arturo Taracena Flores.

Fecha de publicación: 24-08-19
Por: Eduardo Antonio Velásquez Carrera

 

Ha sido una agradable sorpresa la publicación digital del trabajo titulado “Centenario de los terremotos de 1917 y 1918: Recopilación y notas” de Ariel Batres Villagrán, el 3 febrero de 2018. En primer lugar, se nota mucho trabajo especialmente por las fuentes consultadas, bibliográficas, hemerográficas, fotográficas y virtuales en diversos sitios de Internet. Batres Villagrán ha sido estudioso de la economía y de la literatura, especialmente guatemaltecas y por ello se entiende la forma como organizó su trabajo. En la primera parte incluye dos poemas, uno de Miguel Ángel Asturias, titulado “Mi Ciudad”, yo diría poco conocido y otro más famoso, pero de difícil obtención, como el del bardo peruano, José Santos Chocano, “Ciudad Arruinada”. El poema de Asturias es del año de 1940-1942 y el de Chocano, de 1918. Sabemos que José Santos fue consejero de Estrada Cabrera y allegado a su persona, tal fuera el caso de Mario Montefiori, italiano, padre del talentoso sociólogo y escritor guatemalteco, Mario Monteforte Toledo. En la segunda parte, presenta imágenes de fotografías que fueran exhibidas en 1967, a cincuenta años de aquella catástrofe. Posteriormente, nos presenta las memorias de aquellos terremotos vertidas por las plumas de insignes guatemaltecos y extranjeros de la época como Don Rafael Arévalo Martínez, quien escribiera sobre los terremotos en su famoso ¡Ecce Pericles! –libro tan olvidado entre nosotros y tan requerido por las academias de posgrado del extranjero–, del médico y cirujano Fernando J. Díaz C. “Guatemala de ayer… Recuerdo de la tragedia”, de la monja Sor Frida, “Como recuerda la catástrofe una joven testigo”, del artista Oscar González Goyri en “Recuerdos de los terremotos de Guatemala”, de José Rodríguez Cerna, titulada “Entre escombros”. Además de lo escrito por el abogado y notario Manuel Coronado Aguilar en “Sus recuerdos de los terremotos de 1917-18”; de Arturo Valdez Oliva “Los terremotos de 1917-1918 y presentimiento de un amigo”, del médico y cirujano Epaminondas Quintana, “Al margen de los terremotos de Guatemala (1917-1918)”. Se incluye lo publicado por el diario El Imparcial, titulados MEMORIAS SOBRE LOS TERREMOTOS DE 1917-1918, con las entregas “Mañana hará 50 años. Los terremotos de 1917”, publicado el 24 de diciembre de 1967; y “Comienzo de una nueva época. 24 de enero de 1918, final de la ruina de la ciudad”. También se da cuenta, del trabajo de Don Víctor Miguel Díaz, llamado “El Viejo Repórter”, que según el periódico fue “reportero acucioso si desordenado por su íntima nerviosidad”, autor del libro Narraciones. Las fotos históricas de la ciudad derrumbada eran de la colección de Don Arturo Taracena Flores. Esta misma colección fue presentada en Quetzaltenango, también. Además, para los interesados en el tema se hace mención a la exposición fotográfica, que evocó los terremotos del 17 y del 18 en una exposición en 1967, en homenaje a la ciudad destruida. Se incluye un texto, muy importante del entonces Presidente de la Sociedad de Geografía e Historia de Guatemala, Francis Gall, que lleva por nombre “Guatemala de ayer, Guatemala de hoy. Fotografías de los terremotos”. Se hace mención que en la exposición se presentan también fotografías de la Nueva Guatemala de la Asunción, realizadas por el periodista Julio César Anzueto alrededor del año de 1967. El Imparcial hace notar que se trata de fotos de tres momentos diferentes de la ciudad, antes de los terremotos, después de los mismos y en 1967. En el trabajo de Batres Villagrán también se hace referencia a un evento organizado el año pasado por la Universidad Francisco Marroquín, en la que se presentó una colección de fotografías de Enrique Forno Amado de los terremotos de 1917-1918, en la que hay imágenes de los edificios más significativos y una serie llamativa de calles y avenidas bien identificadas. Batres Villagrán incluye varios textos que tratan sobre el barrio, el recuerdo del propio Asturias de los terremotos, de entrevistas como la realizada por Dorita Nouhaud (Universidad de Borgoña, Dijon, Francia) y Luis López Álvarez, en Conversaciones con Miguel Ángel Asturias, de 1974.

Continuará…