Domingo 15 DE Septiembre DE 2019
Opinión

¡Que viva la corrupción!

Ojalá, y prospere el amparo presentado por Acción Ciudadana y Justicia Ya para que continúe la CICIG y que el MP se ponga a la altura de las circunstancias.

Fecha de publicación: 22-08-19
Por: Miguel Ángel Albizures

Ese parecía ser el grito unánime de quienes llegaron a boicotear la actividad de la CICIG y de quienes con anterioridad colocaron varios rótulos en inglés en distintos puntos de la ciudad, se les olvida que están en un país donde se hablan muchos idiomas y que el español es el que nos permite en gran parte comunicarnos, quizá, si lo hubieran puesto en kaqchikel, k’iche’, q’eqchi’ o cualquier otro, no tendríamos nada que decir, pues pensaríamos que querían hacer llegar su nefasto mensaje, a otro conglomerado de la nación que indudablemente está contra la corrupción y no con ellos. Ese simple hecho demuestra de quiénes se trata, y de su inconfundible objetivo, apoyar el pacto de corruptos y por eso claman porque salga la CICIG para que reine la impunidad en Guatemala.

El colmo de todo es clamar a Dios y decir que “perdonan a la CICIG”, que la “dejan ir” y no que en contubernio con el gobierno y todos aquellos que forman parte del pacto de corruptos, se han opuesto rotundamente a que continúe, junto con el Ministerio Público, combatiendo a los corruptos, persiguiendo y desbaratando las redes criminales y metiendo a la cárcel a innumerables delincuentes de cuello blanco y tratando de sanear las arcas del Estado que aún permanecen en manos de quienes se oponen a la CICIG. Menos mal que una gran ovación de la concurrencia opacó sus gritos cuando la exembajadora Ana María Diéguez al finalizar su brillante intervención gritó “Los ciudadanos no claudicaremos” y es cierto, no claudicaremos en la lucha contra la corrupción, en la lucha contra las estructuras criminales que han actuado a la sombra del Estado y contra los fascistas aglutinados en la Fundaterror, en Avemilgua o en cualquier otra organización de fachada que han creado para el mantenimiento de este sistema opresor.

Ante lo sucedido, es lógico que el Cacif guarde silencio cómplice, pues muchos de sus miembros son defraudadores de los recursos del Estado y gracias a los investigadores de la CICIG y del Ministerio Público, cuando este estaba bajo la dirección de personas dignas, decididas a perseguir penalmente a quienes cometieran cualquier tipo de delitos, fueran altos funcionarios o miembros de familias pudientes que siempre han hecho lo que les viene en gana, se pudo conocer de sus fechorías y algunos, como nunca, han sido llevados a juicio. Con el actuar de la CICIG, del MP y de jueces y magistrados que andan con la frente en alto, amplios sectores del pueblo pudieron verle la cara a la justicia y han mantenido la esperanza de que se siga imponiendo para lograr democratizar Guatemala y atender los más ingentes problemas que atraviesa el país.

Los datos del informe son elocuentes y es por eso que no quieren la continuidad de la CICIG, pero si se sometiera a consulta popular, la derrota de los del pacto de corruptos sería aplastante. Ojalá, y prospere el amparo presentado por Acción Ciudadana y Justicia Ya para que continúe la CICIG y que el MP se ponga a la altura de las circunstancias.