Jueves 19 DE Septiembre DE 2019
Opinión

¿Quiénes somos?

¿Se debe tratar tales obras como se trata cualquier otro libro serio?

Fecha de publicación: 17-08-19
Por: Roberto Blum

 

Al examinar el último libro publicado por el profesor Samuel Huntington: ¿Quiénes somos?: los desafíos para la identidad nacional de los Estados Unidos, el sociólogo estadounidense Amitai Etzioni plantea una importante pregunta que se debe aplicar a publicaciones similares, tales como La curva de campana: inteligencia y estructura de clase en la vida americana de Charles Murray y Richard Herrnstein. Etzioni pregunta: “¿Cómo deberían comentarse y criticarse tales libros? ¿Quién es el Nosotros de Huntington? El libro de Huntington es uno de los pocos volúmenes que parecen trabajos serios de ciencias sociales pero que en realidad apelan, refuerzan y ayudan a legitimar a una u otra forma de prejuicio”. Etzioni prosigue con su crítica “Algunos de estos trabajos simplemente agitan contra las formas democráticas de gobierno; otros reflejan diversos sentimientos: antinegros, antimexicanos y más generalmente antiinmigrantes, o antimusulmanes, de la misma forma como ciertas películas parecen ser a primera vista obras de arte, pero en realidad apelan a los intereses más bajos y lúbricos del público. ¿Se debe tratar tales obras como se trata cualquier otro libro serio? ¿Ignorarlos por completo?, o bien, ¿examinarlos principalmente como obras y tratados ideológicos?”.

Etzioni continúa diciendo: “el tema que corre a lo largo de varias de las obras de Huntington se caracteriza mejor como una ‘teoría del miedo’. En sus libros, Huntington suele identificar una amenaza creciente, como los inmigrantes mexicanos, la civilización islámica o las tendencias democráticas, para luego señalar la necesidad de construir fuertes medidas de unidad nacional y la urgente movilización del pueblo, incluida la militarización del país, en respuesta a la invasión de los bárbaros que ya están a las puertas”. En 1996, en el libro El choque de las civilizaciones Huntington afirmaba que es inevitable la guerra de Occidente contra el Islam y trata de convencer a la sociedad occidental de la necesidad de prepararse para ese enfrentamiento. En su siguiente libro ¿Quiénes somos? publicado en 2004, Huntington promueve un “movimiento nativista blanco” atizando el odio y el miedo contra un nuevo enemigo, la invasión hispana de los Estados Unidos, especialmente por los inmigrantes mexicanos que estarían recuperando silenciosamente los territorios del sudoeste americano que alguna vez fueron de la Nueva España y posteriormente de la república de México.

En opinión del profesor Huntington, la identidad nacional histórica estadounidense es la cultura “Anglo-protestante”, que hoy está enfrentando la amenaza de la invasión de verdaderas hordas “católico-hispano-mexicanas” que ya desbordan la frontera sur. Huntington advierte que tal fenómeno podría “dividir a los Estados Unidos en dos pueblos, dos culturas y dos idiomas”. En este controvertido libro, Huntington hizo un llamado a Estados Unidos para que obligue a los inmigrantes a “adoptar el inglés” y a los Estados Unidos a recurrir a las “religiones protestantes” para “salvarse de las amenazas” de los inmigrantes latinos y musulmanes.

Hoy, dos semanas después del ataque en El Paso, ciudad fronteriza en el estado de Texas, donde un joven seguidor del “movimiento nativista blanco” asesinó a veintidós personas e hirió a otras veinticuatro para según él defender esa falsa identidad blanca y Anglo-protestante, podemos observar con más claridad el peligro de los crecientes movimientos identitarios que están surgiendo en todo el mundo. Es indudable que las ideas tienen consecuencias y ahora vemos que aquellas que promueven la creación y el crecimiento de “identidades excluyentes” son un verdadero e inminente peligro para la vida de los individuos y la paz de los pueblos.