Sábado 21 DE Septiembre DE 2019
Opinión

Es caso de hablar, Doctor Giammattei

Proceder con laxitud y agachar la mirada viendo cómo lo comienzan a utilizar las mafias políticas sería la pérdida de tiempo más grande.

Fecha de publicación: 16-08-19
Por: Silvia Tejeda

Aunque muchos guatemaltecos están sugiriendo que le demos “el beneficio de la duda” a todas las decisiones que tome usted las próximas semanas, para formar su equipo de Gobierno, la idea denota que están muy entusiasmados con dar por sentado que procederá a hacer los múltiples cambios que se necesitan para sacar al país de la grave situación de atraso, abandono, corrupción y abusos en que nos deja el gobierno del señor Morales y su equipo.

Proceder con laxitud y agachar la mirada viendo cómo lo comienzan a utilizar las mafias políticas sería la pérdida de tiempo más grande, para hacerle ver la desesperanza y el cansancio que experimenta la mayoría y, de parte suya, la más nefasta burla a una confianza cívicamente otorgada por los casi dos millones de ciudadanos que esperamos mucho en su gestión.

Ya se vislumbra que están haciendo todo su esfuerzo para que los nombres cambien y los nichos de corrupción se mantengan colocando a servidores del sistema cuyo nombre no está desgastado. O, con todo descaro, quienes lo presionan para mantener a un Degenhart, prepotente y autoritario como su asesor, siendo usted una persona abierta, comunicativa y campechana, no me lo quiero ni imaginar. Mantener a la señora tan famosa por su tendencia al entreguismo y poco consciente de la situación de los niños migrantes, sería un grave error de su parte. Además, sería mucho peso desprestigiado que anticipadamente le pondría a su nuevo ministro, quien se ha presentado tan capaz y consciente de la situación de los migrantes. Acuérdese que la política internacional de Guatemala, no puede circunscribirse únicamente a un enfermizo servilismo al actual gobernante de EE. UU.

Nos urge a pedirle un alto, y exigirle que no haga compromisos anticipados con vendepatrias y saqueadores. Usted sabe quiénes son y en usted estará la decisión de no entregarnos al mismo sistema del engaño. Se trata de instarlo para que no se entregue, de entrada, al mismo esquema que nos hundió como país y como pueblo. Es precisamente, durante los venideros cinco meses, el tiempo en que debe demostrarnos, que no votamos por un personaje que solo representará la proyección y el aumento de abuso de poder que le hereda quien debe irse, el próximo 15 de enero, junto con todo su equipo de serviles incondicionales que dejan al país hundido y sin entregar cuentas de los proyectos y programas que entregan a cambio de los miles de millones que gastaron en los cuatro ejercicios del Presupuesto anteriores.

Es el precioso tiempo para buscar un justo diálogo con usted, los miles de familias citadinas que le dimos el triunfo y prevenirlo para que no se anticipe a concesionar los puestos de decisión, a los mismos grupos de financistas, y de gente corrupta y servil que tanto daño han hecho al país durante los últimos cuatro años. Téngalo muy claro. Si bien su partido lo propuso, no fueron sus integrantes quienes le dieron el triunfo, fueron los miles de familias donde se cree todavía en los valores cívicos y la participación democrática.

He aquí algunas sugerencias. Sin duda habrá pensado, como debiera ser lo justo y correcto, no gobernar con un equipo machista, sino que dará participación a mujeres dignas, capaces y profesionales. No vaya a cometer la falta de nombrar comadritas, muy cariñosas, pero incapaces. Tampoco acepte nombrar a señoritas y señoras recomendadas por sus más cercanos colaboradores, quienes, en realidad, son las amantes de esos políticos que, abusan tanto, que logran que el Estado les mantenga en bonanza hasta sus más secretos amoríos. Es mejor hablarle hoy y no aguantarse cuatro años más. Continuará…