Un acuerdo de asilo firmado a espaldas de los guatemaltecos